Home > Archives > La Biblia Dice >
.
De Pesca
.
Photo: Studiomill
Cualquiera que haya ido de pesca varias veces sabe que hay ocasiones en que los peces no muerden el anzuelo. Usted puede estar pescando en el momento indicado, con el cebo y los anzuelos correctos, pero el pez no se convence. Después de un rato, usted comienza a desalentarse.

Así es como debe haberse sentido Pedro y sus compañeros aquella mañana. Habían estado pescando durante toda la noche sin tener resultados. Estaban en éso, ocupados con sus redes, cuando apareció Jesús.

El lugar fue el Mar de Galilea. Estos pescadores no lo conocían, pero estaban a punto de recibir una invitación personal de Jesús que los convertiría en uno de sus primeros discípulos. Jesús, que había llegado junto al bote, les dijo: “Cuando Jesús terminó de enseñarles, le dijo a Pedro: –Lleva la barca a la parte honda y lanza las redes para pescar” (Lucas 5:4, Traducción en Lenguaje Actual).

Pedro le dio una mirada de incredulidad a su compañero. El sabía, como todo buen pescador, que el mejor momento para la pesca había terminado cuando apareció el sol aquella mañana. Ahora, un carpintero quería enseñarle cómo hacerlo. Pero, para parecer atento, Pedro le dijo: “Maestro, toda la noche hemos estado trabajando muy duro y no pescamos nada. Pero, si tú lo mandas, voy a echar las redes” (versículo 5).

Personas en Vez de Pescados

Cuando lanzaron la red, había peces por todos lados. Tantos, que la red comenzó a romperse. Santiago y Juan, sus compañeros en el otro bote, vinieron a ayudarle. Llenaron ambos botes de pescados. Los botes estaban tan cargados que comenzaron a hundirse. Todo eso era demasiado para Pedro. No podía soportarlo. Se arrodilló allí mismo, dentro del bote, frente a Jesús, y le dijo: “¡Señor, apártate de mí, porque soy un pecador!” (Lucas 5:8). Jesús le respondió: “No tengas miedo. De hoy en adelante, en lugar de pescar peces, voy a enseñarles a ganar seguidores para mí” (versículo 10).

Este llamado a seguir a Jesús realmente probó la fe de esos hombres. ¿Se irían, abandonarían sus botes y la pesca de toda la vida? Algo que da para pensar. En cierto modo, sin embargo, estos eventos fortalecieron su fe. Si Jesús puede realizar milagros de ese tipo, nunca tendrían que preocuparse de dónde vendría el próximo alimento.

La Biblia dice que cuando finalmente llevaron sus botes hasta la playa, lo dejaron todo–botes, pescados, todo–y siguieron a Jesús. Una decisión de la cual nunca se arrepintieron. La Biblia cuenta la emocionante historia de sus vidas futuras en los cuatro Evangelios y en el libro de los Hechos.

Cuando usted responda al llamado de seguir a Jesús, puede estar seguro que Él nunca lo defraudará. ¿No cree que sería fantástico irse de pesca con Él?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las version TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.

Fotografía: Studiomill (Gone Fishing, The Bible Says)


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.