Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Arboles de Aguacate
.
Fotografía: Go Vicinity
Hace algún tiempo, mi esposa y yo pensamos en comprar un árbol de aguacate. Así que fui al internet para obtener las instrucciones acerca de cómo plantar y hacer crecer uno. Esto es lo que aprendí.

Primero que nada, un árbol de aguacate debe ser plantado en cierto tipo de terreno para que pueda crecer. Sin ese tipo de terreno, el árbol nunca será capaz de crecer. Por consecuencia, no podemos lograr que ese árbol crezca en Virginia -donde vivimos-, a menos de que lo plantemos dentro de una maceta. El árbol tiene que ser podado una que otra vez para que le crezcan más ramas, sea más grande y produzca frutos. Aunque el árbol sea plantado en el terreno correcto, tomará por lo menos dos años para que de frutos. Si el árbol permanece plantado en una maceta, puede que nunca produzca frutos, porque las raíces nunca tendrán la ocasión de crecer libres.

Mientras leía estas instrucciones, no podía dejar de pensar en la descripción de la vid que Jesús les dio a sus discípulos en Juan 15:1-11. Jesús comienza explicando que El es la vid verdadera y que nadie puede dar frutos si no está conectado a El. Jesús es el único terreno que nos hace desarrollarnos como personas Santas y espirituales. Además, para que podamos madurar y producir muchos frutos, debemos “ser plantados en la tierra” o estar atentos a las verdades encontradas en la Biblia. De manera que no sólo tenemos que leer la Biblia, sino que debemos aplicar sus enseñanzas a nuestra vida y producir frutos.

La Poda es Buena

Cuando formamos parte de la vid, Jesús nos dice que también necesitamos ser podados para dar más fruto. La poda ocurre cuando atravesamos por dificultades y debemos depender de Jesús para hacerles frente. También se produce la poda para que podamos aprender a cambiar nuestro estilo de vida. El vencer esos momentos difíciles nos ayudará a producir más fruto y ser un mejor testimonio para los demás. Podemos mostrarle a otros que por el poder de Jesús también ellos pueden vencer sus dificultades. Al igual que con el árbol de aguacate, el proceso principal de la poda ocurre durante los primeros años, luego de haberle entregado nuestro corazón a Dios. Pero no olvide usted que el proceso de la poda continuará a través de toda su vida.

Jesús les dijo a sus discípulos que si no permanecían en El, serían lanzados fuera y quemados por el fuego. Los instruyó -y también a nosotros- a continuar en su amor, guardando sus mandamientos (todos ellos). Cuando permanecemos en El (guardando sus mandamientos), recibiremos todo lo que le pidamos al Padre.

Jesús termina diciendo: “Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea completo” (Juan 15:11). Así es como el fruto es producido en nuestra vida. ¿Es, usted, parte de la vid verdadera?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por David Wolstenholm. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.