Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Pasando el Examen de Dios
.
Fotografía: Miguel Ugalde
Renè pertenece a la Armada Naval y actualmente se encuentra yendo hacia el Medio Oriente para apoyar la guerra contra Irak. Ha pertenecido a ella por espacio de dos años y ahora está a bordo de un portaviones. Además, está recién casada. Ella y su esposo se casaron hace tres meses. Ahora se encuentra lejos y sólo se comunica con su marido a través del correo electrónico que funciona solamente la mitad del tiempo.

Ella trabaja justo debajo de la cubierta del portaviones, cuyo lugar permanece funcionando día y noche. El ruido que hace es tan fuerte que usted ni siquiera puede escuchar su voz cuando habla con los demás. El aire acondicionado apenas funciona, de manera que todos están transpirados. Esta es la parte del trabajo en que ella no tiene inconvenientes.

Los hombres en el barco la tratan muy mal. Ella ha tratado de hablar con las personas a cargo del personal en cuanto al acoso sexual del cual ella es víctima, pero nadie atiende su reclamo. El acoso es constante durante el día y esto hace que Renè se desespere. Ella desea en forma desesperada estar en su hogar, cobijada por los seguros brazos de su esposo. Esto complica aún más las cosas, porque sabe que aún le faltan otros cinco meses más en ese lugar.

Renè recuerda un par de versículos en la Biblia donde Jesús nos dice que debemos pedir, buscar y golpear (Lucas 11:9, 10). Ella ora noche y día por su ayuda. Le implora a Dios, diciendo: “Oh, Señor, Tú eres lo más grande que hay en el mundo. Te agradezco por darme la vida. Pero necesito desesperadamente tu ayuda. Dame la fuerza para llegar al final de este infierno.” Ella hace la misma oración día y noche. Renè sabe que el verdadero significado de este versículo es que debemos continuar pidiendo, buscando y golpeando. Cuando nosotros pedimos, nos será dado todo aquello que buscamos.

Protección Desde Arriba

Luego de realizar la misma oración durante dos semanas, el Espíritu Santo descendió sobre ella. Sintió una avasalladora protección sobre los ataques del diablo. También experimentó una gran confianza en la protección de Dios. El Espíritu le otorgó la fuerza para ministrar a otras personas en el barco y pronto hubieron muchos que creyeron en el poder de Dios. Ha alentado a muchas personas a asistir a la iglesia y la mayoría de ellas lo ha hecho.

Renè sabe que Dios bajará donde ella está y la aliviará. También sabe que los momentos difíciles por los que ha tenido que pasar han sido una prueba de su fe. Ha sobrepasado esta prueba y Dios la ha bendecido con el don del ministerio.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por David Wolstenholm. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.