Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Ayuda, Murió mi Mamá
.
Fotografía: Frank van den Berg
Este año cumplí mi segundo año como hija huérfana de madre. Siempre la recordaré durante mi cumpleaños -las dos comenzamos juntas. Durante la primera visita que realicé a la casa de mis padres luego de su muerte, parecía como si algo faltara en el universo. Es tan difícil comprobar que ya no está a nuestro lado.

Sé que no estoy sola en esta pena, siendo que todos mis amigos y primos sólo tienen vivos a uno de sus padres. Para aquellos a quienes se les ha muerto uno de ellos, les digo que luego de un año sus pensamientos y sentimientos serán diferentes. La pena cambia con el tiempo.

Cada muerte es diferente. Mi madre sufrió por lo menos 10 años de una salud pobre y sus habilidades menguaban poco a poco. Cuando alguien muere de una enfermedad crónica los miembros de su familia a menudo experimentan una combinación de sentimientos -alivio y tristeza; pena y nuevas esperanzas. Si uno de sus padres todavía vive, usted termina por sentir un alivio o carga tremendos, dependiendo de la salud y de la actitud de esa persona.

Si ha perdido a su madre recientemente:

(1) Le recomiendo que asista a un grupo de apoyo. Luché duramente para ser la “persona fuerte” que consolara a mi padre y a mi hermano cuando murió mamá. Sabía que necesitaba ayudarlos a compartir sus cargas mientras yo estuviera ausente. Cuando volví a mi hogar, el grado de pérdida de mi esposo era muy diferente al que yo estaba experimentando. Al asistir a un grupo de ayuda del hospital local, dediqué tiempo para sanarme personalmente y también para ayudar a otros. Me di cuenta que ese era un lugar seguro en el cual yo podía compartir mi pena. Además, no rechacé la idea de tener algún tipo de aconsejamiento en el tema. Durante los primeros feriados, usted quizá necesite apoyo extra.

(2) Atesore las Cosas de su Madre. Si usted no vive cerca del hogar de sus padres, asegúrese de traer de vuelta a su hogar algunas cosas que pertenecieron a su mamá. Una de mis amigas me contó que ella mantiene un suéter de su madre dentro de una bolsa plástica, y que lo saca cada vez que desea aspirar su perfume. Yo me traje una colección de broches o prendedores que pertenecieron a mi madre y los he usado en mi solapa unas cuantas veces. También me siento cerca de ella cuando toco algunas de sus canciones favoritas o cocino sus recetas. Atesoro cada papel que tiene su letra.

(3) Sea realista al recordar la relación que usted tenía con ella. Cuando siento pena de mí misma por haber perdido a mi madre, me detengo a recordar que nuestra relación no siempre fue maravillosa. Amé mucho a mi madre, pero a veces no entendía alguna parte de su personalidad o de sus actitudes. A veces, nuestra relación era muy estresante y frustante. Nadie escoge a sus padres cuando nace.

(4) Elija una figura materna de mujeres admirables que usted conozca. Estoy muy agradecida de algunas mujeres que han sido mentoras y verdaderas madres para mí. Sé que puedo compartir con ellas mis pensamientos y pedidos de oración, y que ellas me ayudarán. Algunas pertenecen a nuestro círculo social; sin embargo, debemos acudir a ellas para recibir las bendiciones que podemos obtener como resultado de nuestra amistad.

(5) Recuerde a su Madre en los Días Especiales. Descubra una forma de conmemorar el recuerdo de ella durante su cumpleaños o en el Día de la Madre. Aun antes de que mi madre falleciera, pensaba que yo no tenía derecho a divertirme. Me sentía más tranquila si le dedicaba nuevas experiencias que participando en algo que ella no podía hacer. El año pasado hice una donación en nombre de mi madre al Women's Resource Center de la Universidad de La Sierra. Para su cumpleaños, el pasado otoño, envié un donativo en su nombre a Your Story Hour, siendo que ella siempre ponía ese programa radial cuando yo era una niña. Con el dinero que utilizaba para comprarle ropa o artículos extra, ahora compro obsequios para regalárselos a algunos niños más desafortunados.

(6) No Espere un Regreso Rápido a la Normalidad. Esté preparado para subir a una montaña rusa de emociones y necesidades junto a su padre. Mi padre se rehusó a reunirse con la familia durante el siguiente Día de Acción de Gracias y las fiestas navideñas sin la presencia de mi madre. Pero nos expresó de inmediato que él no deseaba estar solo en la vida. Ha tenido que luchar arduamente para reinventar su mundo. He aprendido cosas acerca de él que nunca supe cuando mamá vivía. Las personas toman roles y características distintas dependiendo cuál sea la dinámica de la familia durante esa etapa. Algunos padres se niegan a ayudar o insisten en tener solamente la ayuda que usted pueda brindarles. Conozca sus propias limitaciones, comprométase y eche una mirada a los recursos existentes. Familiarícese con los vecinos, con el Area Agency on Aging o con algún Centro para Ancianos del condado o de la ciudad donde vive su padre.

(7) Tenga un Aprecio Mayor por los Miembros de su Familia. La parte buena de la experiencia del funeral de mi madre fue encontrarme con primos que no había visto por muchos años. Su presencia allí habló del amor que ellos sentían por mamá. El permanecer en contacto con todos mis familiares es lo más importante para mí. Trato de recordar a la única tía que me queda para visitarla, escribirle o llamarla. También trato de telefonear regularmente a mi único hermano, reconociendo que él también está sufriendo. Al ir madurando, mi hija me bendice animándome con sus palabras y con su apoyo. Parte de la energía que había puesto en la relación que tenía con mi madre, ahora está disponible para mis hijos y sus parejas.

Como hermana mayor y única hija de mis padres, ahora yo soy la matriarca de la familia. Ser la matriarca incluye pasar el legado de los intereses espirituales y religiosos entre los familiares. Sé que sin la ayuda de Dios no puedo ser la influencia que deseo ser para ellos. Finalmente, sólo Dios puede llenar el “vacío de madre” que hay dentro de mí con Su perfecto sustento y apoyo. Jesús parece más precioso al brindarme su constante consuelo y la esperanza de volver a reunirme algún día con mis seres queridos.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Karen Spruill, M.A. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.