Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Insomnia Celestial
.
Fotografía: Allison Choppick
¿Sufre de insomnia crónica? ¿Es, usted, una de las millones de personas que no pueden dormir por la noche? Estas preguntas captaron mi atención en la sección de correos de una revista. El anuncio invitaba a los lectores a contestar “SI” y participar en un estudio de investigación clínica.

Todos hemos experimentado la frustración de luchar con las sábanas de nuestra cama desde que cae la noche hasta la madrugada, incapaces de pegar un ojo. Para la mayoría de nosotros, sin embargo, esto no es la norma, sino que nos sucede ocasionalmente. Cuando eso ocurre, generalmente tendemos a levantarnos y a reponernos en algún momento del día y a la hora menos oportuna - dormitando en una reunión aburrida del comité o, tal vez, durante una clase monótona en la Universidad.

Mientras realizaba mi programa inicial de educación pastoral clínica, uno de mis compañeros de clase dormía constantemente durante nuestras “sesiones de grupo” diarias. Usted se preguntará: “¿Cómo podía hacer éso sin que lo descubrieran?” Pero con un instructor no vidente, ¡no era tan difícil! A menudo me pregunto si mi compañero dormía realmente, o le resultaba más fácil “evadirse.”

Bajo tales circunstancias, es difícil permanecer atento, ¿no es cierto? Ni siquiera los discípulos de Jesús pudieron mantenerse despiertos cuando sufría en el Jardín del Getsemaní, antes de su crucifixión. De acuerdo al evangelio de Lucas (22:45), los discípulos dormían debido a la pena que sentían.

Dios Siempre Está Despierto

Me siento feliz al decirle que Dios siempre está despierto. Ningún encuentro con nosotros es demasiado largo ni aburrido para justificar su incomunicación. Ningún pedido es demasiado difícil o agotador para producirle sueño. De hecho, en los Salmos (121:3-4), aprendemos que el Dios que nos cuida ¡no dormita, ni duerme!

¡Imagínese eso! ¡Que el Señor sufra de insomnia sin remedio! ¡No! Cada uno de nuestros pedidos recibe la atención y consideración de un Dios que siempre está comprometido y que desea lo mejor para nosotros. Desde luego, como cualquier padre sabio, nuestro Creador no siempre nos otorga lo que deseamos. Más aún, a Dios le encanta demostrarnos aquel anhelo que será bueno para nosotros. Y es reconfortante saber que el Todopoderoso ni siquiera “echa un pestañazo.”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la vesión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.