Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Humedad Celestial
.
Fotografía: Dimitris Kritsotakis
Vivir en las Filipinas es muy diferente a vivir en Los Angeles. Nos lo advirtieron. En las Filipinas hace calor. Y hay humedad. La humedad del aire tropical pudre la ropa, hace crecer insectos y molesta especialmente a quienes están acostumbrados al clima seco y al aire desértico de Los Angeles. Creo que hemos sido afortunados de venir a las Filipinas y que el clima no esté tan caluroso ni tan húmedo. Excepto unos pocos días, el clima ha estado soportable e incluso hemos tenido días donde el calor y la humedad han disminuído y ha estado muy agradable.

Aunque fuimos advertidos acerca del calor y de la humedad del lugar, ¡nadie mencionó la transformación casi milagrosa que ha ocurrido con nuestra piel! Después de sólo unos días en el trópico, Diana y yo notamos que nuestra piel estaba completamente humectada. La sequedad de nuestras manos y pies se ha transformado en una suavidad deliciosa que nunca antes experimentamos viviendo en el aire seco de Los Angeles.

A pesar de vivir en un clima seco toda nuestra vida, nos tomó menos de una semana sentir nuestra piel humectada. A veces froto con los dedos las palmas de mis manos y me maravillo de lo lisas y suaves que están. ¡Parece que el mudarse al trópico ha tenido algunos beneficios, después de todo!

¡Que Llueva!

No importa dónde vivamos, siempre estaremos constantemente rodeados de vientos tibios de maldad, crueldad y crítica. Son como sanguijuelas que extraen el amor y la bondad del corazón más valiente y devoto. En medio de este mundo árido, el Espíritu nos alienta: “Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante y hierba verde en el campo a cada uno” (Zacarías 10:1).

Al ser nutridos por la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, comenzamos a asimilar la humedad del cielo que nos transforma a la semejanza de Cristo. Luego somos comisionados y enviados a revivir a aquellas almas que se han deshidratado bajo las llameantes flechas de Satanás. Que nuestras almas puedan ser revitalizadas a través de la humedad celestial de las alturas.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a 
_______________________________

Por Jim Park. Derechos © 2015 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.