Home > Archives > La Biblia Dice >
.
La Sorpresa de Jonás
.
Fotografía: Hemera
Cuando Carolyn Kelly escuchó que un carro caía dentro de un estanque en Glen Retirement Villege, Shreveport, LA, no se detuvo a pensarlo. Quitándose la ropa para saltar en el estanque, Kelly nadó y rescató a Nina Hutchinson, de 83 años de edad, mientras su esposo Harlem, de 90, nadaba hacia la costa.

The Carnegie Hero Fund, un programa que reconoce el valor humano bajo condiciones extremas, honró a Kelly por su esfuerzo en el rescate.

Kelly, de 82 años de edad, es la mujer con más edad en haber sido honrada en los 99 años de historia del programa.

Mientras los oficiales de Shreveport dijeron que la acción de Kelly era “absolutamente increíble”, ella dice que simplemente hizo lo que tenía que hacer. “Cuando usted se enfrenta a una situación así, tiene que hacerlo o vivir con remordimiento de conciencia para siempre,” dijo Kelly. “Éramos las únicas personas allí, y debíamos hacerlo.”

Así como Kelly tuvo una actitud generosa y salvadora, Jonás se llenó de ira y amargura cuando debía lanzarse a salvar a las almas que se ahogaban en el pecado. Luego de ir obligadamente a Nínive para advertir a la población acerca de la ira de Dios, Jonás se disgustó porque Dios decidió salvar a los cuidadanos arrepentidos de ese lugar. Dios intentó enseñarle una lección a Jonás, pero este no podía ver más allá de la ironía de sus propias acciones—sintió pena por la muerte de una planta, mientras le ordenaba a Dios que destruyera a aquellas personas que él había amenazado. Jonás se sentía amargado porque Dios no había cumplido con su promesa de darle su merecido a los Ninivitas, en vez de regocijarse porque les había perdonado la vida.

La Sorpresa de Jonás

Lo que no pudo entender Jonás es que Dios le otorga a las personas lo que ellas no se merecen –el perdón, la salvación, la felicidad y la vida.

Dios otorga contínua e imperturbablemente, gracia, amor y misericordia a los indignos humanos. En Juan 3:16, uno de los versículos más conocidos de la Biblia, vemos la disposición de Dios de enviar a Su propio Hijo para salvar a un mundo que se ahogaba, como prueba de la misericordia y la bondad eternas de nuestro Creador.

Dios se goza en otorgar perdón a los pecadores. De hecho, en 1 Juan 1:9 nos recuerda que: “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.”

Como cristianos, salvos por gracia y con la responsabilidad de compartir el amor de Cristo, somos extraordinariamente capaces de enfocarnos en el regalo del perdón y la compasión de Dios, mientras buscamos comprender totalmente el plan final del Hacedor para nuestras vidas.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Lauren Schwarz. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.