Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Mis Momentos de Quietud
.
Man reading book
Fotografía: Hemera
Enseñe a sus hijos, cada día, a compartir momentos de quietud con Jesús.

¿Estás teniendo momentos de quietud con Jesús?”, le pregunté a mi hijo Brandon, de siete años de edad, hace algunos días antes del desayuno. Me dijo que sí. Me senté junto a él en el sofá y le pregunté: “¿Qué lees?”

Me mostró un pasaje de la versión International Children’s Bible (New Century Version) registrado en Marcos 9:14, acerca de Jesús sanando a un niño. Entibió mi corazón de padre el escucharlo compartir algunos pensamientos sencillos de lo que estaba aprendiendo. Cuando terminó, lo abracé y oramos juntos.

Muchos padres dejan pasar la oportunidad de enseñarle a sus hijos a compartir momentos devocionales con Dios cada día. Los instantes de quietud con Dios no tienen que ver con ganar puntos para poder llegar al cielo. Tienen que ver con conectarse con el corazón de Dios. La lectura de la Biblia, la meditación y la oración son claves para conectarse con el Señor y recibir el amor y el poder de enfrentar un nuevo día.

Jesús nos enseña: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5). Los momentos de quietud con Dios nos conectan a El, así como la rama de la vid al racimo de uva.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a conectarse con Dios, cada día?

  • Sea un modelo. Si usted no toma tiempo en la lectura de la Biblia y en la oración, su influencia disminuye. Cuando sus hijos lo ven tomando tiempo para conectarse con Dios, esbozará en sus corazones el deseo de hacer lo mismo.
     
  • Escoja el material apropiado a la edad. La Biblia es el libro clave para enseñarle a los niños acerca de Jesús. Pero existen diferentes traducciones de la Biblia. Escoja cuidadosamente la traducción que utilizará su niño. Incluso, los niños que no leen aún pueden tener momentos devocionales escuchando una cinta grabada o un disco compacto con lecturas de la Biblia. Mis hijos más pequeños también tienen coritos de textos bíblicos para sus devocionales.
     
  • Sienta Interés en lo que Aprenden. Pregúntele a sus hijos lo que Dios les está enseñando. Haciéndole preguntas, los ayudará a cimentar esas enseñanzas en el corazón de sus niños. Su amoroso interés les permitirá reconocer: “¡Esto es muy importante!”
     
  • Muéstreles Cómo Tener un Devocional. Únase por un momento en el devocional de sus hijos. Muéstreles cómo escoger un pasaje bíblico, explíqueles lo que Dios desea decirles a su corazón. Ayude a sus niños a leer la Biblia y a orar.
     
  • Cómpreles un Diario. Ayúdelos a aprender a escoger un versículo clave de la Biblia que sea significativo para ellos y que lo escriban en su diario para ayudarlos a reforzar la voz de Dios en sus corazones. Enséñeles cómo escribir una sencilla oración (cosas por las que está agradecido/a o necesita ayuda).

Hace unos días, durante su devocional, mi hijo Brian aprendió que los discípulos de Jesús no podían sanar a un niño si no “oraban mucho” (ver Marcos 9:29). Cuando terminamos de orar juntos, cerró su Biblia y se fue a desayunar. Sonreí. Mi hijo estaba conectado con Su Padre Celestial. Eso iluminó mi día.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Curtis Rittenour. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA ® 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.