Home > Archives > La Biblia Dice >
.
El Cajón de los Trastos
.
Junk drawer
Fotografía: Shirley Harshenin
¿Tiene usted un “cajón de trastos?” Yo sé que casi todos tenemos uno, inclusive, yo. Si no sabe de lo que estoy hablando, permítame explicarle. Este grandioso “monstruo”, es un cajón (o, en algunos casos, una caja o envase plástico) que se ha apartado con el único propósito de llenarlo de artículos que uno piensa que están demasiado buenos como para tirarlos a la basura.

En una inspección realizada no hace mucho a nuestro “cajón de los trastos,” encontré los siguientes artículos:
  • Por lo menos 100 lapiceras y lápices de una variedad de tamaños, formas, colores y marcas.
     
  • Pedacitos inservibles de alambre, en una variedad de colores.
     
  • Dos audífonos baratos que no funcionan.
     
  • La mitad de una pinza (¡siempre espero encontrar la otra mitad!)
     
  • Un destornillador doblado e inútil.
     
  • Una variedad de clavos y tornillos pequeños (la mayoría, inutilizables o pelados)
     
  • Clips (sujetapapeles)
Créame, esta es sólo una lista parcial. El cajón está tan repleto, que también tengo una caja de plástico mediana para hacerle frente a la “sobrecarga.” Me he prometido a mí mismo arreglarlo “un día de estos”, pero por ahora estoy un tanto ocupado. Es un trabajo que necesito hacer, pero no es el primero de mi lista.

En un “cajón de trastos espirituales” en donde se esconden todas las cosas que podrían ser útiles en una fecha posterior, se incluiría lo siguiente: 

• Aquel trocito jugoso de chisme que podemos guardar para algún argumento relacional (si es que se necesitara). 

• Sentimientos de rencor hacia alguien que nos ha herido en el pasado. 

• La increíble culpa que aún se asoma… aunque se haya pedido perdón. 

• Una “tarjeta de puntuación” espiritual que se mira de vez en cuando, para cerciosarse que los demás “están en línea.”

Siéntanse en libertad de aplicar este pequeño ejercicio a su situación personal y agregue sus propios “trastos” donde sea aplicable. El asunto es que, muchas personas tienen éstas (u otras) pequeñas cosas con las que llenan espiritualmente sus vidas y afectan su caminata relacional con el Todopoderoso. Estos pequeños trocitos de basura no los dejan avanzar tanto como ellos lo quisieran hacer.

Necesitamos ayuda, ¡y Dios es el Unico que puede hacerlo! “

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu” (Salmo 51:10).

Cuando escogemos vaciar espiritualmente nuestra vida, Dios está allí para reemplazar nuestros artículos sin valor con aquello duradero y valorable. Comience con la elección de permitirle a El que limpie su “cajón de los trastos.”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________ 

Por Michael Temple. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.