Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¡Tiempo Impecable!
.
Fotografía: Pam Roth
“Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo” (Isaías 46:10).


Al trabajar en un hospital cristiano en el campo del cuidado pastoral, he tratado de hacer un hábito el acercarme a la capilla del hospital cada mañana para orar por mis pacientes, mis amigos, mi familia y, especialmente, para que el Espíritu Santo me indique en qué dirección debo ir.

Una mañana en particular, mientras oraba, escuché que una mujer sollozaba suavemente mientras se sentaba en la banca que estaba a mi espalda. Inmediatamente dejé de hacer lo que estaba haciendo y comencé a orar por ella, para que Dios la consolara en la situación en que se encontrara, que le diera Su paz y que recordara que Dios estaba a su lado.

Después de orar, me di vuelta para decirle que había estado orando por ella, pero ya se había ido. Salí de la capilla y traté de localizarla. Anduve a través de los pasillos pidiéndole a Dios que me ayudara a encontrarla, para decirle que no estaba sola. Después de un buen rato, finalmente me di por vencido. Era difícil encontrarla en un hospital tan grande. Recordé Isaías 46:10. Ese versículo daba vueltas en mi cabeza.

Dios lo sabía. Estaba seguro que Dios utilizaría a alguien, en algún lugar, para recordarle en momentos así que la amaba mucho.

Oración Contestada

Media hora después, subí al piso donde debía comenzar mis visitas. Mientras me lavaba las manos, escuché el susurro de una oración, y por el rabo del ojo izquiero vi que alguien salía. ¡Quedé impactado! ¡Era la mujer de la capilla! Lo que más me asombra, es que nunca antes la había visto en aquel piso.

No vacilé en decirle: “La vi en la capilla esta mañana y quería que supiera que he estado orando por usted. No piense que está sola. Dios está a su lado y hoy he orado fervientemente por usted.” Su rostro se iluminó y me sonrió con gratitud.

¡Que perfecto Dios es el que servimos! Un montón de palabras de alabanza se atropellaban en mi mente, mientras corría hacia mi oficina a escribirlas: “Dios Perfecto, Soberano Orquestador de Todo, Señor Supremo y Excelente, Padre Grandioso e Impresionante.”

¡Sus planes son perfectos y Su tiempo es impecable!

Servimos a un grandioso, maravilloso y determinado Dios. El Dios Soberano que hoy le dice al mundo: “Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo” (Isaías 46:10).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores  ______________________________

Por Sebastian Zaldibar. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VESION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.