Home > Archives > La Biblia Dice >
.
El Viento Poderoso
.
Fotografía: Mark Jones
Fui asustado por un enorme ruido que no identifiqué y que me hizo dar un vistazo por la ventana de mi cuarto de hotel. Mirando desde el tercer piso, noté que el mástil de la bandera estaba doblado como un pedazo de caña y la bandera flameaba violentamente. Me vestí y bajé al lobby del hotel donde encontré al gerente impotente, observándolo todo.

El banco (del tipo que hay en los parques) que se encontraba a la entrada, se volcó cayendo sobre los arbustos que adornaban el lugar, moviéndose de acá para allá por el estacionamiento. El viento era el más fuerte que jamás haya visto y más tarde supe que las ráfagas eran de 80 kph y aquella noche habían sido detectadas en innumerables áreas de la zona. Nunca vi el viento, pero presencié sus efectos mientras observaba la evidencia palpable de lo que iba dejando a su paso.

Más tarde, mientras reflexionaba en esa terrible experiencia, recordé una analogía que Jesús hizo a un fariseo llamado Nicodemo. Este hombre era un buscador genuino de la verdad, pero se le estaba haciendo difícil concentrar sus pensamientos en las cosas celestiales. El buscó a Cristo en la oscuridad de la noche y mientras luchaba por comprenderlo todo, Jesús le explicó la experiencia que alguien experimenta cuando el Espíritu Santo obra en su vida.

El Viento y el Espíritu

“Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu. No te sorprendas de que te haya dicho: 'Tienen que nacer de nuevo.' El viento sopla por donde quiere, y lo oyes silbar, aunque ignoras de dónde viene y a dónde va. Lo mismo pasa con todo el que nace del Espíritu” (Juan 3:6-8).

Cuando el Espíritu Santo está obrando en nuestras vidas, algo tangible y milagroso ocurre. Esta presencia invisible afecta visiblemente lo que somos, las elecciones que hacemos y lo que llegamos a ser si le permitimos soplar a través de nuestras vidas. El efecto puede ser un tanto asombroso, no sólo para nosotros sino también para el mundo que observa. Cuando el viento invisible del Espíritu Santo comienza a soplar, ocurren cambios positivos en nuestra experiencia espiritual.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.