Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
¿Quién Hace, Qué?
.
Fotografía: Jyn Meyer
“Lavar el lunes, planchar el martes, reparar el miércoles, hacer mantequilla el jueves…” Esta cancioncita de nuestros pioneros puede estar pasada de moda en nuestra sociedad moderna, pero el principio que encierra en cuanto a organizarse en los quehaceres domésticos, todavía está en vigor. Como cada familia sabe, realizar las tareas es algo crucial. Si no se logra, habrá tanto desorden y caos que la proverbial paloma de la armonía familiar, ¡escapará derechito por la ventana!

Pero, ¿cómo decide, usted, quién lo hará, y cuándo? Primero que nada, comience la distribución cuando sus hijos son pequeños. Aún los más chiquitos pueden hacer algo para ayudarnos. Si un niño puede aprender a caminar, también puede recoger sus juguetes y guardarlos en una cesta después que termine de usarlos. Claro, sería más rápido que usted los recogiera. Pero ese no es el punto. “Entrenar a las tropas” es lo más importante, de modo que cada niño aprenda a realizar sus labores. Luego, cuando sus hijos doblen sus edades, estarán preparados para llevar a cabo sus responsabilidades y le ahorrarán una considerable cantidad de tiempo y de energía.

Una buena forma de organizar las tareas de los preescolares, es tomarles una fotografía cuando estén realizando el trabajo asignado. Ponga un pedazo de cinta magnética en la parte de atrás de la fotografía y péguela en el refrigerador. A la mayoría de los preescolares les encanta verse retratados realizando diferentes labores -quitando el polvo de los muebles, poniendo la ropa sucia en la canasta, etc. Cada día muéstreles la foto de la tarea requerida. Cuando la haya completado, el mismo niño pondrá su fotografía dentro del sobre adecuado (que también estará en la puerta del refrigerador). Esto le permite saber qué es exactamente lo que le falta por hacer y los padres no tendrán que repetirle la pregunta: “¿Hiciste lo que…?”

No Hay Adas Limpiadoras

En su excelente libro titulado “Educando a Cristianos, No Sólo a Niños”, Florencia Littauer recomienda hacer una reunión familiar para distribuir todas las tareas y cuán pronto deben realizarse. Esto ayuda a los niños a darse cuenta lo que toma mantener la casa ordenada y limpia. Recuérdeles que no hay “adas limpiadoras” que llegan volando y mágicamente hacen desaparecer el desorden y el polvo. Entonces, para lograr un buen desempeño de las estrellitas de su hogar, es bueno especificarles cómo desea usted que realicen sus deberes y cuándo espera que estén terminados.

Las familias con niños más grandes pueden utilizar un gráfico de las tareas. Un gráfico sencillo y conveniente que tenga los nombres de los miembros de la familia en línea horizontal, y todos los quehaceres semanales en forma vertical. (Deje un espacio para escribir las tareas que se deben realizar con menos frecuencia.) Trate de asignar los deberes según el nivel de habilidad del miembro de la familia. Luego, utilice un clip de color brillante colocado en la esquina izquierda del gráfico, para mostrar quién realiza determinada tarea durante ese día. El clip puede moverse hacia abajo diaria o semanalmente (o, tal vez, puede comprar gráficos que ya están listos en alguna librería de artículos cristianos).

Para aquellas tareas que solamente deban realizarse ocasionalmente, como por ejemplo, rastrear las hojas secas del jardín o limpiar el garaje, tal vez usted desee pagarle al que desee realizar el trabajo por la cifra más baja de dinero. Si nadie se ofrece, recuérdeles el texto bíblico que dice que “quien no trabaja, no come” (2 Tesalonisenses 3:10). O, tal vez, deba tratar el siguiente enfoque: “Todos trabajaremos en esta tarea hasta que la hayamos terminado. Entonces, iremos de pic-nic al lago.”

No sea perfeccionista, pero no acepte trabajos mal hechos. Espere que cada miembro de la familia realice su tarea lo mejor posible; entonces, elogie cuando sea necesario. Las palabras del rey Salomón quizá sean un lema apropiado para ponerlas encabezando el gráfico de las labores: “Dime quién se esfuerza en el trabajo y te diré quién comerá como rey” (Proverbios 22:29).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Brenda Dickerson. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.