Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Limpiando el Pozo
.
Fotografía: Greg Jacobsen
Algunos de los parientes de mi madre viven en una granja. Recuerdo, una vez, cuando hicimos un viaje para visitarlos por algunos días. Como niño pequeño, esa era una experiencia nueva para mí. Ellos tenían niños y niñas de mi edad, y más grandes que yo. Los acompañé en sus labores diarias recogiendo huevos, ordeñando vacas, alimentando el ganado y también las gallinas.

Obtener el agua era algo diferente. Ellos no podían abrir el grifo, y ya. Tenían que dejar caer un cubo en la profundidad de un pozo. Traté de girar la manivela para elevar el cubo lleno de agua. Era un trabajo demasiado duro para un niño pequeño como yo.

Nunca olvidaré el día en que ellos limpiaron el pozo. Uno de los chicos se metió dentro del cubo y otro más grande lo dirigió, pozo abajo. Se detuvo en una saliente, probablemente a 50 ó 60 pies de profundidad. Envió hacia la superficie muchos cubos repletos con todo tipo de basura-ramitas, piedras, tierra, insectos e, incluso, sapos muertos. No tuve sed durante varios días, después de ese episodio.

La Biblia dice: “Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación” (Isaías 12:3). El don de Dios de la vida eterna se describe como agua, en Apocalipsis 22:17: “El que quiera tome gratuitamente del agua de la vida."

Atascando Pozos

En los tiempos bíblicos, cuando el ejército de una nación atacaba a otra, cada soldado atacante lanzaba una roca sobre un pedazo de tierra fértil, cubriéndola toda. Esto hacía que la tierra fuese inutilizable para la cosecha. Además, ellos secaban todos los pozos de agua, lanzando tierra y escombros dentro de ellos.

Si usted es un seguidor de Dios, puede beber del agua de la vida eterna. Cuando lo hace, usted llega a ser un pozo de vida para otros. Pero, a veces, el pozo de su vida puede estar seco. Seco debido a las cosas de este mundo. Cosas como el pecado y los así llamados placeres materiales.

Los pozos secos necesitan ser limpiados. La Biblia dice: “Volvió Isaac a abrir los pozos de agua que habían sido abiertos en los días de Abraham, su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham” (Génesis 26:18).

¿Por qué no le pide hoy a Jesús que entre en su vida? Cuando Jesús entra en su vida, El limpiará el pozo de su corazón. Entonces, el amor puro, fresco y tierno de Dios fluirá en su vida y, a través de usted, fluirá hacia quienes le rodean.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
 ______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.