Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Siervos Improvables
.
Fotografía: iStock
El indio Charlie, Patrick y Linda entraron del frío para visitarnos. No se les esperaba ni eran particularmente bienvenidos. Estaban bajo la influencia del alcohol. Sus palabras eran mal articuladas y tenían el olor de las personas que viven bajo un puente.

Algo parecía decirme: “Ponles atención”, y así lo hice.

Comenzaron a hablar de su amor por Dios. El indio Charlie le llamaba el gran hombre del cielo. Todos compartieron acerca de la confianza en Dios. Ellos no encajaban en el ambiente común de una iglesia, pero sí dentro del plan de Dios.

Les dije cómo Dios los usaba para hablarles a otros acerca de El. Linda me corrigió. “No somos usados”, dijo --“somos utilizados en la obra de Dios.” Para ella, Dios no se aprovechaba de que fueran pobres, desamparados o bien educados. Mas bien, El aprobechaba las situaciones en donde ellos se encontraban para alcanzar a otros que estuvieran en la misma condición.

La Verdadera Educación

Hablamos acerca de lo que es la verdadera educación y la sabiduría. Acordamos que no tenía nada que ver con poseer un título universitario. Pero sí mucho con la vida cotidiana. Podemos aprender lecciones en toda circunstancia, especialmente en aquellas difíciles. Estas tres personas eran sabias en las cosas de la vida, comparadas a tantas otras que se creen sabias.

Me sentí humillada. Charlie, Patrick y Linda estaban mucho más capacitados para alcanzar a los necesitados que yo misma. Ellos ya lo estaban haciendo. Compartían amor, poyo y aliento entre una población desesperamente necesitada.

Pablo dijo: “Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. También esocogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse. Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría --es decir, nuestra justificación y redención-- para que, como está escrito: 'Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe en el Señor.'” (1 Corintios 1:26-31).

Cuando los tres se marcharon, recordé que si Dios puede utilizar a un alcohólico vagabundo, ¡entonces también puede usarme a mí! Creo que le permitiré que El me dirija un día más.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Chad McComas. Derechos © 2015 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL, 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.