Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Sanidad Matrimonial
.
A couple hugging each other
Fotografía: Brenda Lamothe Coulomme
Me senté en la oficina del consejero hablando de problemas matrimoniales. No sólo míos, sino del historial de temas que hombres y mujeres deben enfrentar. Teorizamos y filosofamos, pero no hubo respuestas fáciles de por qué hombres y mujeres discrepan, hasta que el consejero dijo una frase que tuvo sentido.

El dijo: “No puede haber sanidad en el matrimonio hasta que cada persona se haga cargo de lo suyo.”

Eso fue todo. Una respuesta tan fácil, pero algo tan difícil de hacer.

Si la pareja se hace cargo de lo que hace bien y de lo que hace mal dentro de la relación, cesarán los problemas y el sufrimiento. Es difícil enojarse o frustrarse con alguien que admite su participación en “la danza.”

La mayoría de las parejas permanecen en constante disputa porque uno de ellos, o ambos, no están dispuestos a “hacerse cargo” de su contribución en el matrimonio.

De repente, las instrucciones para la sanidad matrimonial de Santiago, tuvo sentido. No solamente para una persona enferma físicamente, sino para la pareja con problemas matrimoniales. El dijo: “Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz” (Santiago 5:16).

Confiese… “Me hago cargo de mi participación en el asunto.” De acuerdo con Santiago, cuando “nos hacemos cargo de nuestros problemas” comenzamos a sanar.

Confesión Verdadera

La confesión funciona. Recientemente hablé con alguien que fue abusado tremendamente por su padre cuando era niño, tanto, que tuvo que escapar para salvar su vida. El tiene terribles recuerdos sobre golpizas, moretones y sangre. Sin embargo, él dice que si su padre viniera a él y le pidiera disculpas, él lo perdonaría. Ese es el maravilloso poder sanador de “hacerse cargo de su parte."

Y hay que orar. Santiago dice que tenemos que confesarnos y perdonarnos los unos a los otros. ¿Cuántas parejas hacen eso cuando tienen diferencias? Es difícil para una pareja seguir enojada cuando están orando juntos. Pruébelo.

Pero, desafortunadamente muchas parejas escogen permanecer enojadas y resentidas. Culpan a la otra parte, en vez de reconocer “su participación” en el asunto.

Asi que, tal vez la primera oración que todos necesitamos hacer es pedirle a Dios Su gracia y coraje para “hacerse cargo” de nuestra parte en el asunto y comenzar “a sanar.”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Chad McComas. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la version NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.