Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Apagando la Caja
.
Fotografía: Orkun Alabaz
Mientras ponía gasolina en el vehículo de la familia no hace mucho, me quedé asombrado al ver una pantalla de vídeo en la bomba de gas. La pequeña pantalla de 12 pulgadas mostraba comerciales cortos, próximos acontecimientos y trivialidades diversas a una cautiva audiencia… ¡yo! Debía mirarla. No tenía otra elección; había que sujetar la mangera de la gasolina.

He aprendido que la pantalla de vídeo en la bomba de la gasolina es sólo la punta del iceberg, cuando tiene que ver con mantener ocupados los cerebros de la sociedad. Tome nota de una muestra de las baratijas electrónicas que están disponibles actualmente, o pronto lo estarán:

• Una cadena de supermercados ingleses introduce el “tantrum tamer” (domador de rabietas), un carrito para compras equipado con DVD y juegos electrónicos para los niños que se aburren mientras los padres hacen sus compras.1

• La red de televisión Captive Network TV planea instalar 10.000 monitores de pantalla plana en los elevadores de 20 ciudades dentro de los próximos 20 meses.2

• Pantallas planas de vídeo están siendo implantadas en las puertas de los refrigeradores, exponiéndolos y vendiéndolos en la mayoría de las tiendas de electrodomésticos.

• Reproductores de DVD están siendo instalados en los asientos traseros de algunos automóviles para los pasajeros inquietos.

Como padre de niños pequeños, no estoy tan entusiasmado acerca del poder de la audiofrecuencia y el vídeo que hoy en día parecen estar manejando la predisposición colectiva de las familias. Soy de la opinión que, como sociedad, le hemos permitido a los medios de comunicación pensar por nosotros. No me malentienda, no soy puritano; pero cuando comienzan a instalar pantallas de vídeo en las bombas de la gasolina para mantener ocupadas nuestras mentes, me pregunto si no estamos a punto de perder nuestra habilidad de estar quietos, de pensar y contemplar los asuntos profundos de la vida.

¿Y qué de las preguntas importantes de la vida? Como por ejemplo; “¿para qué estoy aquí y hacia dónde me dirijo?” O, “¿de qué se trata la vida, realmente?” Con nuestros cerebros ocupados, ¿seremos capaces de contemplar las prioridades reales del diario vivir?

Mi familia ha escogido tomar medidas en el asunto. Tenemos un televisor, pero controlamos la programación que ve nuestra familia en forma cuidadosa y rara vez lo prendemos. He aquí un número de actividades que hemos escogido para reemplazar nuestro tiempo desperdiciado frente a la caja: 

•  Aprenda a tocar algún instrumento musical. Nosotros disfrutamos de la música juntos y los niños también lo hacen (incluso, uno de ellos, lleva el ritmo en una caja de cereal).

• Haga palomitas de maíz y practiquen juegos de mesa. Nada parece calmar mejor los nervios que una tranquila noche jugando a las damas (checkers) o al scrabble.

• Lea un libro. Nuestros hijos gozan de las historias progresivas que permite que su imaginación se acrecente.

• Den una caminata en familia. Las verdaderas y significativas conversaciones, a menudo ocurren mientras se transpira.

• Tenga un nuevo pasatiempo. A mis hijas les encanta tejer a crochet y a mi hijo le entusiasman los modelos de cohetes. Los diversos pasatiempos hacen que uno enfoque su atención en algo agradable.

Si trabajamos en ello, estas y otras ideas de actividades pueden ser incorporadas en la mayoría de las situaciones hogareñas. Para muchas familias, llegó el momento de apagar la caja y encender la unión familiar.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.

1 Investigación realizada en: http://abcnews.go.com
2 Citado de: http://abcnews.go.com


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.