Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Protegidos por Dios
.
Photo: iStock
“Serán momentos angustiosos, como jamás los hubo . . .” (Daniel 12:1).

Una peligrosa tormenta de viento se levantó a través de nuestro sector hace un par de semanas dejando mucha devastación. Varios árboles cayeron sobre el tendido eléctrico. Algunos destruyeron casas y coches. La caída de rayos sobre terreno seco crea incendios forestales. Cuando los vientos comenzaron a soplar, notamos un misterioso color en la atmósfera antes de que cayera la tormenta. Luego, durante una hora, se desató el infierno.

Me quedé en el pórtico, cerca de la casa, y observé las feroces ráfagas de viento que doblaban los árboles lanzando algunas de sus grandes ramas sobre nuestro patio. Uno aterrizó en un arbusto al lado de la casa y por fortuna no perdimos el techo. El polvo se levantó tan densamente que casi no podíamos ver más allá de la calzada. De repente, las luces se apagaron.

Siendo que odio estar en la oscuridad, en más de alguna ocasión he estuchado las noticias sobre ciertas tormentas a través de mi radio portátil. Era domingo de tarde y ninguna estación radial proporcionaba información. Sentí frustación. Finalmente, decidí conducir mi automóvil por los alrededores para evaluar los daños.

Sorprendido de ver muchos árboles caídos en un camino rural durante una milla de distancia de nuestra casa, pasé sin darme cuenta sobre un cable del tendido eléctrico que había sido derribado por la tormenta. ¡Afortunadamente estaba inactivo! Traté de llamar de inmediato al 911 para reportar el problema, pero no pude hacerlo aunque traté en cinco ocasiones.

Línea del Tendido Eléctrico Inactiva

Fue entonces cuando vi la estación de Bomberos. Me acerqué rápidamente al edificio. Un generador estaba funcionando y un bombero hablaba a través de su radio portátil. Me sentía un poco nervioso al salir del carro y me dirigí rápidamente hacia él. Me sonrió mientras se acercaba. Luego, le informé acerca del cable del tendido eléctrico que estaba en el camino. Escribió una nota calmadamente, y dijo: “Gracias, protegeremos esa zona.”

Mientras conducía de vuelta a casa, me dije a mí mismo: “Me agradó la confianza demostrada por aquel hombre.” Fue entonces que me acordé que en algún momento como nunca antes, vendrá el tiempo de angustia a nuestro planeta. Algunas personas están preocupadas por ese tiempo difícil, pero al igual que el bombero con el cual hablé, tenemos a un Dios cuya mano estará sobre nosotros, diciendo: “No te preocupes; te protegeré.”

David escribió: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas. Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar; aunque sus aguas bramen y se agiten, y los montes tiemblen ante su furia” (Salmos 46:1-3).

La tormenta de viento de la semana pasada nos dejó sin energía eléctrica por un par de días, pero jamás nos quedaremos sin el poder y la presencia del Señor.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores Por Curtis Rittenour. Derechos © 2015 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Traducido por Chari Torres. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA VALERA CONTEMPORÁNEA©.

(Covered by God, BS)


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.