Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Salga del Bote
.
Fotografia: Studiomill
Ha notado alguna vez que en la historia de Pedro caminando sobre el agua, lo que más recordamos es cuando se hunde entre las olas? Esta historia –registrada en Mateo 14–, nos relata cómo Pedro y los demás discípulos estaban dentro de un bote una noche cuando vieron a Jesús caminando sobre el agua. Pedro se emocionó tanto que le gritó, y le dijo: “Señor, si eres tú, mándame que vaya a ti sobre el agua.” Jesús contestó: “Ven.” ¡La invitación era a caminar sobre el agua! Sin dudarlo, Pedro salió de la base segura de la barca y caminó sobre el agua. ¡Caminó sobre el agua!

La historia continúa narrando aquello que la gente más recuerda. La parte donde Pedro se hunde entre las olas por haberse distraído con el viento de la tempestad. Pero, ¿convierte a Pedro aquella experiencia en un fracasado? ¡De ninguna manera! Pedro dejó de mirar a Jesús por un momento, es cierto. ¡Pero por lo menos salió del bote! La historia no nos dice que los demás discípulos dejaron la seguridad de donde estaban ¡para caminar sobre el agua con Jesús! Ajá. Aunque Jesús le hace ver a Pedro que su falta de fe lo llevó a hundirse, lo hizo cuando casi estaba llegando junto al Maestro quien lo rescató de ahogarse tirando de sus pies. No puedo dejar de pensar que la fe de Pedro se vio reforzada debido a esa experiencia, aunque se haya mojado un poquito.

Desaprovechando Oportunidades para Crecer

¿Nos hemos sentido alguna vez demasiado seguros en el bote como para salir de él? El “bote” puede ser nuestro hogar, la iglesia, el trabajo o, incluso, un ministerio. Pero si nunca salimos de él para tener la oportunidad de caminar con Jesús sobre aguas nuevas, podemos estar desaprovechando oportunidades para crecer. Siempre hay una posibilidad de que nos hundamos, pero Jesús estará allí para sacarnos a flote.

Recientemente vi un ejemplo de esto cuando se le preguntó a un anciano si podía participar en un programa musical local. Estaba un poco nervioso y sabía que su canto no saldría tan fácil como lo había sido en años anteriores. Pero en vez de quedarse en el barco del pasado, abrió el programa con una oración pidiendo la bendición de Dios y entró en el agua. Su participación musical fue una bendición, ya que los oyentes no sólo escucharon cantos inspiradores, sino que tal vez lo más importante haya sido la inspiración de alguien que se negó a permanecer dentro del bote.

¿Necesita, usted, salir de la barca? Si es así, ¡ore por poder y hágalo! ¡Camine! Sí, existe una posibilidad de que comience a hundirse, pero Jesús estará allí tal como estuvo para Pedro, dispuesto a sacarlo de los pies una vez más.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ®.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.