Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Ahogo Rápido
.
Fotografia: Dreamstime
“Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: ‘De cierto les digo, que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos’” (Mateo 18:2-3).

Usted puede leerlo casi todos los días en las noticias. En algún lugar del planeta una persona se ahoga. Es la tercera causa más común de muerte accidental en los Estados Unidos. Cerca de 8.000 personas al año mueren ahogadas en los Estados Unidos de Norteamérica. Las cifra asciende a 150.000 alrededor del mundo, aproximadamente. Los dos períodos más comunes en la vida de las personas al ahogarse son bajo los cinco años de edad y entre los 15 y los 25. Estos niños, adolescentes y adultos jóvenes son, por lo general, hombres y casi siempre el alcohol está relacionado con esta tragedia.1

La Biblia habla de ahogamiento en forma directa o indirectamente. El primer incidente ocurrió cuando un diluvio universal cubrió la tierra. Luego fueron los soldados del ejército del Faraón quienes se ahogaron en el Mar Rojo. Pero, ¿sabía usted que hay un incidente cuando Jesús sugiere que sería bueno que alguien se ahogue? “A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino, y que lo hundieran en el fondo del mar” (Mateo 18:6). ¡Fuertes palabras! Pero, ¿qué quiso decir Cristo en ese versículo?

Piedra de Molino

Cristo llevó a un pequeño niño junto a los discípulos para enseñarles acerca de quién sería “el primero” en el reino de los cielos. Él ilustró la importancia de poseer una fe tan sencilla como la de un niño. Pero Jesús continuó diciendo que si alguien hace tropezar o caer en el pecado a un niño, sería mejor que se ahogara con una piedra de molino atada a su cuello. La piedra referida en el idioma original no es un trocito de piedra que se puede triturar con la mano, sino una roca grande tirada por la fuerza de un burro.

Otra forma de citar las palabras de Jesús es que las personas que incitan a otros al pecado, especialmente aquellos que son vulnerables (niños, jóvenes o quienes poseen una fe sencilla), se enfrentarán a un juicio por sus acciones que será mucho peor que ahogarse y que nunca cometió el pecado de ser la causa de que esos “pequeñitos” tropiecen. Es un serio delito influir en otros para que no conozcan a Dios. Estaríamos mejor en el fondo del mar que inducir a la gente a rechazar al Señor.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Curtis Rittneour. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pausas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA CONTEMPORANEA ®.

1http://www.thedoctorwillseeyounow.com/content/emergencies/art2120.html


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.