Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Tacos de un Dólar
.
Fotografia: Dreamstime
Era un día muy frío en el este de Washington, con temperaturas bajo los veinte grados. Bob salió del restaurante de comida rápida y corrió hasta su coche.

“Oiga, ¿tiene algo de dinero que me diera para comprar un poco de comida?” Bob se volvió y vio a un hombre joven recostado sobre la pared de un edificio.

Sabiendo que el dinero en efectivo que tenía no alcanzaba los 12 centavos con lo cual no podría comprar nada, le respondió: “No, no tengo nada de dinero conmigo.” Abriendo la puerta de su coche, Bob le preguntó al hombre: “¿Tiene algún lugar cálido donde pasar la noche?”

“Sí,” respondió. “Dormiré dentro de mi carro.”

Bob entró a su coche y se acordó de los dos billetes de un dólar que tenía en su billetera. Los tiempos eran difíciles también para él, pero su corazón habló, diciendo: “Ve a comprarle algo de comer a ese hombre.” Así que volvió a entrar de donde había salido hacía unos instantes, y compró dos tacos de un dólar.

“Aquí tiene,” le dijo, entregándole la bolsa.

“¡Gracias! ¡Gracias!”, dijo el joven con gratitud. Se dio la vuelta y se alejó mientras Bob se dirigió hacia su carro.

Lo Bueno y Lo Malo

Vivo en un pequeño pueblo donde la mayoría de las personas se conocen, y tanto las cosas buenas como las malas pueden propagarse rápidamente. En esa misma zona de estacionamiento mi amiga Lonna y su hijo estaban viendo desde su coche lo que sucedía. Cuando llegó a su casa, Lonna escribió algo acerca de esa experiencia y lo publicó en su página de Facebook. Ella contó la historia, y luego escribió:

“No importaba si el hombre que compró la comida no podía solucionar todos los asuntos en la vida del hombre de la calle. Supo que el hombre tenía hambre y le dio algo caliente para comer. Por supuesto, a muchos de nosotros nos gustaría hacer las cosas a gran escala para cambiar totalmente la vida de esas personas, pero a veces eso nos impide estar presentes en el momento adecuado y hacer lo que podemos. Usted entiende, esa comida caliente probablemente le proporcionó a ese hombre algo más que nutrición física. El don de reconocer que alguien se preocupa aunque sea por unos escazos momentos en la vida, puede llevar un poco más de esperanza. Y eso puede cambiar por completo una vida. Cada pequeño acto de amor tiene un gran peso y se multiplica. Es así.”

Ella escribió: “Bob, anoche fuiste nuestra inspiración –cuando ni siquiera supiste que estábamos mirando lo que ocurría. Gracias. Te amamos y te respetamos mucho. Espero que no te importe que comparta esta historia con otros. Lo que hiciste cuando pensabas que nadie estaba viéndote, es el ejemplo perfecto de un corazón verdaderamente amoroso que da sin esperar nada a cambio.”

Además de los amigos de Lonna que leyeron ese post, una de las páginas de Facebook de nuestro pueblito también lo compartió y más de un centenar de personas han publicado esa historia en sus páginas personales. El acto de bondad de un hombre en nuestra ciudad se convirtió en inspiración para cientos de personas. Esperamos que más de nosotros compremos esos tacos de un dólar.

“Alimenten a los hambrientos y ayuden a los que están en apuros. Entonces su luz resplandecerá desde la oscuridad, y la oscuridad que los rodea será tan radiante como el mediodía” (Isaías 58:10).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2014 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA TRADUCCIÓN VIVIENTE ©.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.