Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Potencie Sus Oraciones
.
Fotografia: Dreamstime
Si alguna vez ha experimentado momentos en que ha sentido que no ha sucedido nada con sus oraciones o su vida de oración se ha vuelto aburrida, permítame hacerle una sugerencia: ¡agréguele alabanzas!

¡Nuestro hermoso Dios es totalmente digno de nuestra alabanza! Cuando enfocamos nuestra adoración y nuestras oraciones en Su maravillosa persona, crece nuestra fe en Él convirtiéndonos en oradores poderosos. Además, la Biblia nos dice que Dios habita (o mora en medio de) las alabanzas de Su pueblo (Salmo 22:3), así que si queremos atraer a Dios, si queremos guiarlo directamente hacia los problemas de nuestra vida, entonces lo que debemos hacer es adorarlo con nuestra alabanza.

La Biblia nos exhorta a alabar a Dios. El libro de los Salmos es un buen lugar para comenzar a obtener ideas sobre cómo alabar a Dios, pero también hay otros ejemplos maravillosos del uso de la alabanza en las oraciones del pueblo de Dios.

Para comenzar su viaje hacia la oración con alabanza, lea el Salmo 145. Luego, haga una lista de todos los atributos de Dios en un pedazo de papel o en su computadora. Existen por lo menos 30 atributos en este capítulo, comenzando con el versículo 3. Para comenzar:

Atributos Loables

Dios es grande y digno de alabanza
Nadie puede comprender Su grandeza
Él realiza proezas
El esplendor de Su majestad es glorioso
Él hace milagros
Es poderoso
Hace grandes hazañas
Es abundantemente bueno
Él es misericordioso y compasivo, lento para el enojo y rico en amor
(Y la lista continúa…)

Por último, tome estas frases para tejer con ellas una oración, dando gracias a Dios por lo que Él es. He aquí un ejemplo de cómo hacerlo utilizando estos atributos de Dios a través de la alabanza:

“Amado Padre celestial, eres un Dios maravilloso y quiero decirte ‘gracias’ por lo que eres. Te alabo porque eres grande y digno de alabanza. Gracias, porque nadie puede penetrar Tu grandeza –¡que va más allá de nuestra comprensión! ¡Te alabo por Tus proezas, tus maravillas y grandes hazañas! Gracias porque eres majestuoso y porque Tu esplendor es glorioso. ¡Gracias por tu inmensa bondad! ¡Tu gracia y compasión son maravillosas! Estoy especialmente agradecido porque eres lento para la ira y rico en amor. Gracias, Padre, por lo que eres. En el nombre de Jesús, Tu precioso Hijo, amen.”

Potenciar sus oraciones con alabanzas lo cambiará. En lugar de ir a Dios siempre pidiéndole favores, usted se acerca a Él en adoración, ofreciéndole sus alabanzas. Orar con alabanzas nos ayuda a centrarnos en Sus hermosas cualidades y nos atrae más a Él a través de una relación mucho más íntima. Más importante aún, ¡orar con alabanzas deleita y honra a Dios!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Gerard. Derechos © 2013 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. Este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA ®.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.