Home > Archives > La Biblia Dice >
.
No me mires, Señor
.
Fotografia: Studiomill
Dallas Willard escribe acerca de una niñita de dos años y medio de edad que un día jugando en el patio de su casa descubre el secreto para hacer barro (que ella llama “chocolate tibio”). Su abuela ha estado leyendo de espaldas a la niña, pero luego de limpiar lo que para ella fue un desastre, le dice a la pequeña Larissa que no puede hacer más chocolate y vuelve a sentarse en su silla de cara a su nieta.

La niñita vuelve a la rutina del “chocolate tibio” haciendo una petición a su abuela con tanta dulzura como solamente pueden hacerla los niños de dos años y medio de edad: “No me mires, Nana, ¿de acuerdo?” (al ser un tanto independiente) la abuela asintió.

Larissa siguió fabricando el chocolate tibio. Mientras continuaba con su labor, le decía a su abuela: “No me mires, Nana, ¿de acuerdo?”

Willard sigue diciendo: “De este modo el alma tierna de un niño nos muestra la necesidad que tenemos de no ser observados mientras actuamos mal.” Cada vez que escogemos hacer lo incorrecto o negarnos a hacer el bien, también elegimos ocultarnos. Es probable que de todas las oraciones que nunca se hacen, la más común-quieta, la que menos reconocemos hacer, sea: “No me mires, Señor”.

¿Dónde Estás?

Fue la primera oración que se hizo después de la Caída. Dios caminaba por el jardín porque quería estar con el hombre y la mujer que había creado, y llamó: “¿Dónde estás?”

“Oí tu voz en el huerto y tuve miedo”, respondió Adán, “así que me escondí.” No me mires, Señor.*

La condición humana no ha cambiado desde la caída de la humanidad en el Jardín del Edén. A menudo, los hombres y las mujeres todavía no quieren ser vistos por Dios como lo que realmente son.

“El que encubre sus pecados no prospera; el que los confiesa y se aparta de ellos alcanza la misericordia divina” (Proverbios 28:13).

Señor, ayúdame a reconocer cada día que me conoces mejor de lo que yo mismo me conozco, y que me amas. Ayúdame, momento tras momento, a convertir mi vida a Ti y depositarla en Tus manos poderosas.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA ©.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.