Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Conectados a Él
.
Fotografia: Dreamstime
Como estudiante que estudia en una Universidad lejos del hogar, trato de mantenerme en contacto con mi familia tanto como sea posible. A veces mi madre llama, y nos ponemos al día mientras voy caminando a mi siguiente clase, o nos comunicamos por mensaje de texto grupal, y así converso también con mi hermana y con mi padre. A pesar de que estamos tan lejos los unos de los otros, sentimos que es muy importante mantenernos en contacto para no “perdernos a nosotros mismos”, por decirlo de algún modo. Si nunca habláramos entre nosotros, ¡muy pronto ni siquiera nos reconoceríamos!

Lo mismo ocurre cuando se trata de nuestra relación con Dios. Así como es importante mantenerse en contacto con nuestra familia a través de llamadas telefónicas y mensajes de texto diarios, así también debemos mantenernos en contacto diario con nuestro Padre celestial. Todos los días debemos apartar un momento especial para comunicarnos con Él y escuchar los mensajes que Dios tiene para nosotros. Cuando nos sentimos alejados de Él, necesitamos hablarle mucho más. El Salmo 145:18 nos dice: “El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad.”

Simplemente Hable con Dios

Dios nos ama tanto que desea mantener una constante comunicación con nosotros. En 1 Tesalonicenses 5:17 la Biblia dice que debemos orar sin cesar. Usted puede pensar, ¿cómo podría hacerlo? Si usted simplemente habla con Dios, estará orando continuamente. Él no desea que estemos de rodillas todo el día. Sólo quiere que hablemos con Él. Ya sea mientras esté conduciendo su coche, de camino al trabajo, preparando la cena para la familia, o haciendo cualquier otra cosa, hable con Él. Cuéntele acerca de su día y cómo se siente, o comparta con Él cualquier duda que tenga en su mente. 

Cuando Jesús vino a la Tierra y vivió entre nosotros, hablaba con su Padre cada día. Lucas 6:12, dice: “Por aquel tiempo se fue Jesús a la montaña a orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.” Jesús nos dejó un ejemplo a seguir cuando se trata de mantenerse en contacto con nuestro Padre celestial. 

Este mes, mi meta es mantenerme en constante comunicación con Dios no sólo a través de la oración matinal y vespertina, sino también mientras conduzco mi carro rumbo al trabajo, caminando hacia las clases, o simplemente mientras cocino mis alimentos. Tengo toda la intención de abrir mi corazón a lo que Él tiene que decirme. Lo animo a que usted haga lo mismo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Elizabeth Camps. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión  NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ®.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.