Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Cristianos Acusadores
.
Fotografía: Hemera
Recientemente miraba un viejo libro del doctor Suess que me trajo muchos recuerdos. Si le gustan los libros de prosas infantiles, esta es la oportunidad de que, por lo menos una de ellas, lo conecte al mágico mundo de su niñez, lo que hace que estos libros sean tan queridos por los niños del mundo.

Una de mis historias favoritas es “Star-bellied Sneetches” (“Los Acusadores de los Vientres con Estrellas”), una comunidad de criaturas fantásticas que se sienten muy orgullosas por el hecho de tener sus vientres llenos de estrellas, mientras que a sus vecinos, los “Sans-Star” (“Los Sin Estrellas”), se les rehuía y maltrataba simplemente por no poseer el mismo atributo físico.

“Cuando los niños Vientres con Estrellas salían a jugar a la pelota,¿Podía jugar con ellos un niño de Los Sin Estrellas? En absoluto.Sólo podías jugar con los niños Vientres con Estrellas,Y Los Sin Estrellas no tenían ninguna.” 1

Tristemente, la verdad de esta historia es más cercana de lo que a menudo queremos admitir. Como seres humanos pecaminosos, podemos caer fácilmente en la trampa de ser irrespetuosos con la gente. Le damos valor a las profesiones de las personas, a sus posesiones materiales y rango social, sin pensar, ni un poquito, en las consecuencias devastadoras que puede tener el fomentar estos pensamientos.

Hospitalidad Imparcial

Cuando tiene que ver con nuestras relaciones humanas, Dios llama a los cristianos a elevarnos a un nivel más alto.

“Imagínense que un rico, vestido con ropa cara y con un anillo de oro, entra en donde ustedes se reúnen, y que al mismo tiempo entra un pobre vestido con ropa muy gastada. Si ustedes atienden mejor al rico y le dicen: 'Ven, siéntate en el mejor lugar', pero al pobre le dicen: 'Quédate allí de pie', o 'Siéntate en el suelo', serán como los malos jueces que favorecen a unos más que a otros. Escúchenme bien, hermanos queridos: Dios eligió a la gente pobre de este mundo para que la confianza en Dios sea su verdadera riqueza, y para que reciban el reino que él ha prometido a los que le aman” Santiago 2:2-5 (TLA).

Está claro cómo deberían ser nuestras relaciones con los demás si estamos siguiendo las pisadas de nuestro Creador. A la vista de Dios no existe ningún Doctorado (PHD), ningún indigente. Sólo hijos, hermanos y hermanas; unidos por una marca de sangre que viene desde el cielo. Cuando interiorizamos este concepto maravilloso, nunca más le pondremos valor a nuestros trabajos, posesiones y rango social. Nuestra dignidad y valor nos fue demostrado por un Dios que sacrificó lo mejor del cielo para que pudiéramos probar la eternidad. Nuestras vidas deben seguir ese increíble ejemplo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL ® 2003.

1 The Sneetches y otras historias por el Dr. Suess, Random House Books para niños, 1961.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.