Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Alza tu Voz
.
Fotografía: Dreamstime
Hace unos meses estaba asistiendo a una reunión en la que el tema del testimonio verbal de Jesús era parte de la discusión. Uno de los asistentes dijo que él no tenía problemas en testificar. Manifestó que su vida debería demostrar que es cristiano, y que quienes lo vieran deberían preguntarle acerca de su credo. Si no lo hacen, él asume que sería porque no quieren saber acerca de Dios. Dijo que no le gustan los predicadores fabricados. En realidad, a mí no me gusta ese tipo de evangelio tan directo, pero ¿está de acuerdo usted con su silencio? Yo no.

Esta es la razón: la Escritura nos dice claramente que “si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).

Poderosa Promesa

¡Caramba! ¡Esa es una poderosa promesa! Sin embargo, ¿puede usted detectar la responsabilidad establecida que hay en esa declaración? Obviamente, nuestro testimonio verbal atraerá a otros a Él. Puede ser un amigo o un extraño, y sin duda puede ser nuestra familia. Las oraciones sinceras en voz alta se quedarán con su familia y experimentarán a Dios como resultado. Desde luego, debe ser demostrado por la forma en que vivimos nuestras vidas o, si no, estaríamos hablando por hablar.

Los hipócritas no ganan almas para Cristo. Y la hipocresía se detecta más rápido en el hogar que en cualquier otro lugar. Nuestra familia sabe quiénes somos. Tal vez usted ha escuchado ese anuncio que dice: “No se puede engañar a la Madre Naturaleza”, ¿no es así? Entonces, no trate de engañar a Dios, porque eso no funciona. Sin embargo, la responsabilidad no se queda solamente con nosotros; Dios también la asume al enviar a su Espíritu Santo para tocar nuestros labios cuando hablemos de Él, y esas palabras tocarán los oídos de la gente que nos escuche.

Piense en cómo cada día Jesús habla por nosotros ante Su Padre –nuestro Padre. No merecemos que lo haga, pero Jesús nos ama y quiere testificar por nosotros delante de Dios. Así debe ser con nosotros. ¿Lo amamos lo suficiente como para testificar verbalmente de Él ante los demás, de manera que ellos también puedan conocerlo? Quiero alzar mi voz por Él, ¿y usted?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Betty Kossick. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión  NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ®.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.