Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Dios Dirige, Yo lo Sigo
.
Fotografía: Dreamstime
Cuando permitimos que Dios dirija nuestras vidas, no sabemos lo que Jesús ha planificado para nosotros. Pero tenga la plena seguridad de que Él nos ofrecerá oportunidades y bendiciones que de otra forma nunca habríamos experimentado.

 Era un hermoso día de sol. Mi marido y yo habíamos ido a comprar algunas plantas a la tienda, cuando de repente sentí el sutil codazo de una mujer que estaba a mi lado y que comenzó a hablar sobre las plantas de fresas. Reconocí este acto como el suave aletear del Espíritu Santo. Ella se sentía muy abierta a charlar, y me contó de la deliciosa mermelada que tenía en el congelador ofreciendo compartir su receta conmigo, así que le di mi número de teléfono. Mientras hablábamos, me enteré que su marido había fallecido hacía un año atrás y que seguía sintiendo tristeza y soledad.

Desde esa conversación ha nacido una amistad que ya lleva cuatro años y la oportunidad maravillosa de compartir las verdades de la Biblia, orar juntas, darnos y recibir apoyo y disfrutar de momentos llenos de risa. En la actualidad, estamos estudiando el libro de Génesis.

Compañeros de Trabajo

Cristo pasó su vida en la tierra ministrando a los demás y tiene previsto continuar haciéndolo a través de sus hijos hasta el instante de Su venida. Es un privilegio saber que el Dios Todopoderoso –el Gran Yo Soy–, nos ha escogido como compañeros de trabajo en la obra de la redención humana. Jesús podría completar esta obra de forma rápida y eficiente sin nuestra ayuda, pero ha optado ofrecernos el honor de trabajar codo a codo con Él.

Cuando Jesús nos llama, Él nos ofrece Su yugo amorosamente (Su divina voluntad y Su estilo de vida), y nosotros aceptamos humildemente porque sabemos que nos ayudará a mantenernos firmes y fieles. Puesto que Jesús es más fuerte, Su yugo llevará la mayor parte de la carga permitiéndonos sólo aquello que somos capaces de soportar. El caminar de la mano de Jesús nos impedirá apartarnos por algún camino prohibido.

Comenzar el día con una oración pidiendo valor para dejar todo en las manos de Dios, nos da la oportunidad de que nos use en Su obra. Dios siempre está dispuesto y es capaz de satisfacer las necesidades de los demás a través de nuestro ministerio. En estos tiempos preocupantes, muchos están dispuestos a escuchar el mensaje de salvación que de otra forma no sería de interés para ellos.

“Predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza” (2 Timoteo 4:2).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Mary Etta Smith. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL©.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.