Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Salvos por la Esperanza
.
Fotografía: iStock
No podemos existir sin la esperanza. Necesitamos creer en algo. Las desilusiones de hoy nos hacen anhelar un mejor mañana.

El éxito no elimina de nosotros nuestra necesidad de esperanza. Incluso, una vida de logros y de felicidad fracasa en querer brindar completa satisfacción. Debe haber algo más por qué vivir.

Esto es lo que incitó al apóstol Pablo a decir, “somos salvos por la esperanza" (Romanos 8:24).

La Biblia dice que hay mucho más vida de la que el ojo puede ver ". . . pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" (2 Corintios 4:18). El verdadero éxito en la vida se alcanza cuando aprendemos a ponerle valor a nuestras casas, vehículos, inversiones y propiedades. Cuando hacemos ésto, nos damos cuenta que todos los bienes materiales que tenemos están sólo para ser usados temporalmente. Tarde o temprano los dejaremos atrás. Una vez tuve un vecino que siempre decía: “¡Todavía no he visto a un camión del Banco siguiendo a un coche fúnebre!”

No es difícil comprobar que las cosas nunca nos brindan felicidad y realización plenas. Necesitamos hacer nuestra mayor inversión en las cosas duraderas. ¿Por qué no considerar lo siguiente? "Ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres, pero el mayor de ellos es el amor" (1 Corintios 13:13). Estos placeres duraderos se pueden experimentar a través de (1) la confianza en Dios y en Su Palabra, la Biblia; (2) momentos compartidos con nuestros familiares y seres queridos; (3) la gozosa esperanza de la vida eterna. Estas son las únicas cosas que perdurarán.

La Escalera de la Confianza

En Romanos 5:1-5, Pablo sube por la "escalera de la confianza" en Cristo. Sígalo, mientras se aferra a cada peldaño:

"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza…"

En cada escalón él sube más alto, hasta que en el versículo 5, exclama: "… y la esperanza no nos defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado." El capullo de la esperanza brota en la floreciente belleza de una vida transformada en Cristo.

¿Por qué no aferrarse ahora a la esperanza que le espera más adelante? (Hebreos 6:18). Entréguele hoy su vida a Jesús. Esta inversión le rendirá enormes recompensas, ahora, y en los días venideros.
______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2015 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los versículos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.