Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Un Camino que Parece Correcto
.
Fotografía: Dreamstime
El otro día, mi esposo y yo fuimos a cenar afuera –comida china. A él no le gusta ese tipo de comida, pero de vez en cuando me sorprende llevándome a uno de esos restaurantes donde hay una extensa variedad de platillos para elegir.

Aunque a mí me gusta mucho, especialmente el Lo Mein y aquellos maravillosos rollos salpicados de azúcar, admito que por sobre todas las cosas, espero recibir mi galleta de la fortuna. Esos pequeños trozos de papel que se encuentran dentro son toda una diversión cuando los leemos. Yo no creo en los números de la buena suerte ni en nada parecido. Sólo que encuentro interesante lo que dice el mensaje. Pero esta vez fue diferente: “Antes de preguntarte, ‘¿estoy haciendo bien las cosas?’ pregúntate a ti mismo, ‘¿Estoy haciendo lo correcto?’”

Me puse a pensar seriamente en lo que considero correcto y lo que estoy haciendo al respecto. El mensaje tenía mucho de filosofía. Podría estar haciendo bien las cosas de acuerdo a cómo se juega este juego, pero también podría tratarse de cosas erradas.

Existe una garantía para no caer en este tipo de mal proceder, y es la oración. Podemos llevar ante el Señor nuestros grandes problemas, pero… ¿nos acordamos de llevarlo “todo” ante Él?

Punto de Morir

Un amigo mío estuvo a punto de morir como resultado de una mala decisión tomada sin orar. Sus compañeros de trabajo habían planificado un día de pesca; él esperaba reunirse con el grupo. Un día de pesca es algo bastante inocente, ¿verdad? Todos irían, y todos se encontrarían en el lugar de la renta de botes. Él también sabía que planeaban tomar cerveza. No quería ir, pero convencido de que todo iría bien, no quiso causarle un problema a los demás ya que el alquiler de los botes es bastante costoso.

Sin embargo, no estuvo a bordo el día del paseo. Por el contrario, se encontraba tendido en una cama de hospital sufriendo de una sofocante urticaria en la garganta. Se enfermó de preocupación –y casi muere. Tal vez querría hacer las cosas bien –según las normas del grupo– pero, ¿habría hecho lo correcto? Cuánto mejor hubiera sido pedirle a Dios que le diera el valor para decir: “No, lo siento pero no puedo acompañarlos al paseo.”

Proverbios 14:12 es un buen versículo para memorizar: “Hay caminos que el hombre considera rectos, pero que al final conducen a la muerte.” Llevar todas nuestras acciones ante Dios nos puede salvar de un montón de problemas, incluso, como a mi amigo, de la misma muerte.

Al sacar el papelito que había dentro de mi galleta de la fortuna, me acordé del versículo que les acabo de mencionar, y me sentí reconfortada al saber que puedo ir ante Dios con cada una de las acciones que debo tomar en mi vida, y sé que Él me guiará.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Betty Kossick. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA © 2009, 2011.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.