Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Vacío y Lleno
.
Fotografía: Malin Arnell
Mientras crecía, mi padre tuvo una gasolinera y mis dos hermanos y yo pasábamos mucho tiempo llenando de gasolina los carros y haciendo otras funciones relacionadas a ese trabajo. Aunque mis hermanos y yo conocíamos bastante de carros, todo lo que yo tocaba, parecía transformarse en una total catástrofe.

Lo aclararé. Una vez, mi padre estaba muy frustrado conmigo, y en su desesperación, me dijo que saliera y “llenara” el tanque con agua. Cuando llegué donde estaba el carro, me tuve que confrontar con una elección que me dejó sin habla. Por un lado, estaba el radiador que mi padre había vaciado hacía apenas un momento, y tenía que ser llenado otra vez. Por el otro, el carro tenía el tanque de gasolina a medio llenar.

Por supuesto que no me atreví a preguntarle a mi padre cuál de los dos tanques debía llenar y decidí ponerle agua al tanque de la gasolina. Un par de minutos más tarde, mi padre salió y observó que el radiador todavía estaba vació y me preguntó por qué aún no lo había llenado. Su frustración no tuvo límite cuando le expliqué, calmadamente, que había puesto el agua en el tanque de la gasolina. No necesito decir que durante aquel día no me volvió a confiar otra responsabilidad como ésa.

Vaciando el Corazón

Lucas 11:13 nos dice que nuestro Padre celestial anhela llenarnos con su Santo Espíritu. Pero, así como el agua arruina la gasolina, nuestros corazones pecaminosos arruinarán el trabajo del Espíritu en nuestras vidas. Por lo tanto, antes de que Dios nos llene con Su Espíritu, el tanque de nuestro corazón debe vaciarse de pecado y de amor propio. Este desague del corazón es, a menudo, muy doloroso; pero grandemente fructífero. "Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de dicha y paz para quienes han sido entrenados por ella" (Hebreos 12:11).

Así como no tendría sentido cambiarle el aceite a su carro sin antes quitarle el viejo primero, de igual forma Dios espera con la llave inglesa en mano, para quitar la tapa del tanque y abastecer nuevamente nuestros corazones con el aceite fresco de Su Espíritu. Vacío y lleno. Que todos estemos dispuestos a vaciar nuestros corazones, de manera que el Espíritu de Dios los llene de sabiduría y poder de lo Alto.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Jim Park. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los versículos bíblicos han sido extraídos de la NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.