Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Mucho Temor
.
Fotografía: Dreamstime
La mayoría de la gente tal vez nunca sabrá que puedo poner una cara valiente cuando es necesario. Pero creo que se daría cuenta que en el fondo de mi corazón siento mucho temor.

No le tengo miedo a las noches oscuras o a las grandes tormentas. No siento temor de mantenerme firme cuando lo necesito. Claro, tengo un par de miedos irracionales –como estar encaramada sobre el techo o caminar sobre un puente colgante. Siento un poco de temor al conducir en medio del tráfico de una gran ciudad y al hablar con desconocidos. Pero no me refiero a esas cosas: hablo de aquellos temores interiores que pocos comprenden; de los temores que la gente ni siquiera sabe que he enfrentado. Me refiero a los miedos que frenan mis metas y mis sueños, y que me hacen anhelar pisar tierra firme y tener un corazón más robusto.

Sucedió cuando todavía era una niña y empecé a darme cuenta de dónde provenían mis temores y cuáles eran. No le temía a las faenas, a las dificultades o a los conflictos tanto como a fracasar, al rechazo y a la derrota. Subconscientemente, era mucho más fácil no tratar de hacer algo que tener que decir que no podía hacerlo. Sentía miedo a lo desconocido y a aquellas cosas de las cuales no tenía certeza que serían un éxito.

Gran Parte de la Mía

Tenía 14 años de edad cuando una amiga me regaló una copia del libro Hind’s Feet on High Places. Por primera vez leí la historia titulada Mucho- Temor; ahí también leí gran parte de mi propia historia.

Mis tambaleantes pies, mi temeroso corazón y la ruta que Dios había escogido para mí, a veces se parecían a la historia Mucho-Temor. Hubo desiertos que parecían conducirme lejos de la vida que pensé para la cual había sido llamada y ha habido viajes sobre un mar de soledad que parecían nunca terminar. Hubo altares sobre los cuales he debido sacrificar mi obtinado orgullo y, a veces, mis sueños. Estas son las ocasiones en que he debido dejar que Dios cambie mi temeroso corazón por “aceptación y gozo”.

Es un viaje largo. Mucho-Temor no ha cambiado de ser un cojo temeroso durante la noche. Y aunque no soy tan miedosa como solía ser, sé que lucharé –paso a paso– contra mis miedos. Al igual que Mucho-Temor, cada paso hacia adelante tiene que ver con escoger dejar de sentir temor y confiar que el camino de Dios es perfecto. Se trata de aprender a confiar en la voluntad y modos de Dios a través del desierto sin fin de la vida y sobre un solitario mar de rechazos. Es en el valle donde hemos llegado a confiar en nuestro Señor, sobre la cima de la montaña.

“Con mi gracia tienes más que suficiente, porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9).

Nuestro Dios se deleita en tomar nuestras debilidades y convertirlas en poder. “Mucho-Temor” fue escrita para muchos de nosotros como una promesa. Créalo, cuente con ella, y viva su vida como si fuera de verdad; porque, ciertamente, lo es.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Chantel Brankshire. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA © 2009, 2011.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.