Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Fuera de Temporada
.
Fotografía: Studiomill
En Marcos, uno de los libros de la Biblia, se narra cuando Jesús y sus discípulos están a punto de dejar Betania, y Él se da cuenta que comienzan a sentir hambre. A medida que caminan, se encuentran con una higuera.

La Biblia dice que cuando Jesús se da cuenta que el árbol no tiene frutos, lo maldice, diciendo: “Viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si hallaba algún fruto.” Pues bien, durante años solía pensar que la higuera no producía higos porque era un árbol imperfecto, o porque no cumplía “con su rol” de producir frutos. Eso es lo que había escuchado antes en sermones y conversaciones. Es la premisa que reza: “Si usted no está dando frutos, es porque se está marchitando y muriendo.”

Sin embargo, me di cuenta de algo grandioso en este relato. Lo que sigue a la famosa “maldición” de la higuera registrada en Marcos 11:13 (NVI), dice: “Cuando llegó a ella sólo encontró hojas, porque no era tiempo de higos” (las itálicas han sido puestas por el autor). Dicho de otra forma, este árbol, eventualmente, produciría frutos. Pero en temporada.

Eso me hizo pensar. Este árbol fue condenado a no producir frutos nuevamente debido a que no lo hace fuera de temporada. Por lo general, cuando pienso en “temporada” pienso en un espacio de tiempo cuando una planta o árbol está lleno de brotes. Por ejemplo, usted no obtiene frutillas fuera de temporada. Usted no podrá encontrarlas en ningún lado. Por supuesto, esto lo investigué a través de Google y me enteré que la temporada de frutillas comienza a mediados de marzo y dura hasta el 1° de junio. Es seguro que usted no podrá encontrar frutillas en enero, si la temporada de su producción termina en junio. No es tiempo todavía.

Jesús Exige Frutos

Pero Jesús no tiene en cuenta ese hecho. Él se acerca a un árbol que está fuera de temporada y quiere probar sus frutos. Él creó ese árbol. Si alguien puede estar seguro que ese árbol no está en temporada sería Él. Sin embargo, Él viene y exige el fruto de un árbol que no producirá otra cosa que hojas hasta que llegue su temporada precisa.

Desde luego, Él estaba tratando de enseñar una lección. La mayoría de nosotros pasa por alto este hecho y continúa hacia los versículos posteriores que nos hablan de “tener fe en Dios.” Pero pienso que la lección es aún más evidente durante la maldición de la higuera. Jesús quiere que produzcamos frutos… aunque “no sea tiempo”. Fuera de temporada. Cuando menos lo esperemos y, tal vez, lo querramos.

Los frutos del Espíritu, tal como lo leemos en Gálatas 5:22-23 (NTV), son claramente lo que creo que Jesús desea que produzcamos: “amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio." Producir amor cuando somos odiados. Producir paz cuando hay guerras por todo lugar. Producir paciencia, amabilidad y control propio cuando nos veamos amenazados y seamos atacados maliciosamente, producir fidelidad cuando el mundo que nos rodea se desmorona.

Producir frutos fuera de temporada. Eso es lo que Él desea de nosotros.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Sebastian Zaldibar. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versiones NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® y NUEVA TRADUCCIÓN VIVIENTE ©.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.