Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Escalando la Roca
.
Fotografia: Studiomill
¿Ha escalado una montaña alguna vez? Yo no. No tengo el coraje suficiente para realizar tal actividad, ni siquiera para hacerlo en esos lugares de escalada simulada que están bajo techo. Sin embargo, sé de algunas personas de corazón valiente que toman ese reto. Es necesario tener una gran cantidad de equipo para hacerlo. Ellos le dirían cuán imprudente sería que un escalador lo haga sin el equipo necesario.

No, jamás seré lo que pensamos que debe ser un escalador de montañas –pero cada día, como cristiana, me enfrento a una batalla en terreno rocoso. Al estudiar las Escrituras me doy cuenta que para sobrevivir la gran controversia entre el bien y el mal necesito ponerme una armadura, el equipo necesario que Dios amorosamente ha provisto para mi protección.

Efesios 6:14-17 enumera lo que un cristiano debe usar para la batalla. Así lo dice la versión parafraseada de la Biblia Traducción en Lenguaje Actual: “¡Manténganse alerta! Que la verdad y la justicia de Dios los vistan y protejan como una armadura. Compartan la buena noticia de la paz; ¡estén siempre listos a anunciarla! Que su confianza en Dios los proteja como un escudo, y apague las flechas encendidas que arroja el diablo. Que la salvación los proteja como un casco, y que los defienda la palabra de Dios, que es la espada del Espíritu Santo.” Verdaderamente, ¡esto es una batalla!

He descubierto que la mejor manera de hacer mis ajustes cada día (de hecho, mi esposo y yo lo hacemos juntos cada mañana), es pedirle a Dios que me vista, comenzando por mis pies y terminando por mi cabeza:
  • Un calzado resistente que me lleve con el evangelio de la paz– me acerco a Dios, como pecador arrepentido, comenzando cada día con su Palabra, llena de alegría.
     
  • El cinturón de la verdad y la coraza de la justicia—lo cual es confiar en Jesús como mi Salvador para guiarme a través de un campo minado y de las balas del enemigo.
     
  • El escudo de la fe y la espada del Espíritu—¿qué puedo hacer sin Jesús y el Espíritu Santo delante de mí? Jesús es mi escudo y el Espíritu Santo la espada que divide la Palabra de verdad que me impide desertar e ir al campo enemigo.
     
  • Protege mis pensamientos con el casco de la salvación—mientras sirvo a Jesús, mi General, ofreciéndole mi lealtad, mi mente estará fortificada para recibir la recompensa: la corona que Él pondrá sobre mi cabeza por haber sido uno de sus fieles soldados.
No, nunca sere un verdadero escalador, pero estoy subiendo en forma segura la rocosa montaña de la Batalla. Pronto, el enemigo el Diablo será derrotado por Jesús, ¡el vencedor! Soy afortunada porque el Espíritu Santo me reclutó para formar parte de este ejército cristiano. Que pueda ser un soldado dispuesto cada día con Su armadura. Muy pronto el desfile victorioso entrará en la Ciudad Santa, un lugar de paz, donde nunca habrá más guerras.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Betty Kossick. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCIÓN EN LENGUAJE ACTUAL © 2011.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.