Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Emanuel: Dios con Nosotros
.
Fotografía: Dreamstime
Para muchas personas hoy en día el nombre Emanuel no tiene ningún significado especial. Pero para los hebreos en tiempos de Isaías lo era todo. Ellos sabían que ese nombre significaba “Dios con nosotros.” Y eso es lo que el universo había estado esperando desde que el pecado entró al mundo. El día en que Adán y Eva decidieron desobedecer y debieron abandonar el Jardín del Edén, los humanos perdieron la diaria comunicación cara a cara con Dios. Y cuanto más tiempo pasa, mayor es la brecha. Casi inmediatamente el egoísmo, los celos, el odio, el crimen, la mentira, el adulterio y la adoración a dioses falsos se convirtió en la norma –en la separación entre Dios y nosotros.

Uno de mis profesores de la Universidad nos contó una historia memorable que ilustra claramente esta separación. Una pareja de ancianos manejaba su carro hacia la iglesia. El marido estaba sentado al volante mientras que su esposa lo hacía en el asiento del pasajero con un gran espacio entre ambos. La mujer miró con nostalgia a su esposo y le dijo: “¿Recuerdas cuando solíamos sentarnos bien juntitos en el carro, cerquita el uno del otro?” Hubo un momento de silencio. Entonces el marido se volvió hacia ella, y le respondió: “Querida, yo no me he movido.”

Él No se ha Movido

Así sucede con Dios y con nosotros. Él no se ha movido. Nosotros lo hicimos. Y, sin embargo, fue él quien dio el primer paso para cerrar la enorme brecha que causó el pecado. Como no podíamos ir nosotros al cielo, Él vino a la tierra en la forma de un bebé. Cientos de años después de la profecía de Isaías, la escuchamos repetida en Mateo 1:23: “Una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Emanuel, que significa: ‘Dios está con nosotros.’”

Así que esta Navidad junto con el arbolito y el oropel, los villancicos y las galletas, los regalos y el pastel –recordemos a Aquel llamado Emanuel. Ya sea que su Navidad esté llena de momentos maravillosos con familiares y amigos, o momentos de gran pérdida –de la casa, de un trabajo, de un ser querido, del matrimonio, de su reputación, de una amistad o de una cuenta bancaria– en medio de todo, puede acercarse a Dios. Y puede celebrar –celebrar el hecho de que a usted se le ha dado el mejor regalo de todos: Emanuel, Dios con nosotros. Emanuel, Dios junto a usted.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA © 2009, 2011.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.