Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Luz y Sombra
.
Fotografia: Dreamstime
Cada día observo cómo los álamos se visten de colores brillantes y dorados por la ladera de la montaña. Un grupo de pequeños árboles se apiñan en la oscuridad mientras me llega el verde de los abetos justo fuera de la ventana de mi cabaña. Me maravilla comprobar cómo el sol de la mañana intensifica su color con el paso de las horas. Cuando camino hacia un arroyo cercano el sol brilla sobre el agua y sobre las rocas rojas y amarillas del cañón, protegiéndolas de la corriente.

Como artista novata, lo que quería era captar la luz a través de mis lienzos. Rayos de luz sobre el césped cubierto de rocío, luz brillando en los ojos de mis hijos y luz cálida acariciando el espinazo de los caballos pastando en la pradera.

Pero algo andaba mal. Mis pinturas eran simples y poco interesantes. Con la práctica y más clases de arte descubrí que son los colores oscuros y ricos en sombras los que le añaden profundidad y carácter a una pintura. Los colores oscuros intensifican la luz y ayudan a que una pieza de arte común y corriente llegue a ser algo extraordinario.

A menudo soñamos con una vida de comodidad y de abundancia. Sin problemas financieros, sin problemas en el trabajo, sin fricciones familiares, sin fracasos en las relaciones personales o sin enfermedades. Deseamos caminar en la luz de las bendiciones y nunca más ser molestados por los problemas de la vida.

A veces la vida se nos presenta buena, nos sentimos bien, no tenemos necesidad de nada más. Dios nos susurra: “Acuérdate de mí”. Ignoramos Su invitación. Estamos tan inmersos en nuestra ocupada vida que apenas si tenemos tiempo –tal vez mañana– para escuchar esa voz.

Confía en Mí

Hasta que un día nos damos cuenta que algo falta. En lugar de felicidad nuestros corazones están llenos de desesperación, y todo lo que hacemos nos parece inútil. Infinidad de problemas se amontonan sobre nosotros. Tropezamos y nos levantamos sólo para enfrentarnos a otro problema. Nada va bien y entonces Dios nos susurra nuevamente: “Confía en mí,” –y esta vez escuchamos. Tomamos Su mano y paso a paso nos conduce a través de la oscuridad hacia afuera de nuestro valle de desolación, rumbo la increíble luz de Su amor. Nuestros corazones rebosan gratitud y felicidad.

Cuando miramos hacia atrás nos damos cuenta que fue durante los momentos difíciles, durante los desafíos y las luchas, cuando pudimos apreciar las cosas buenas que han ocurrido en nuestra vida.

La Biblia dice: “Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eternal que vale muchísimo más que todo sufrimiento”, 2 Corintios 4:17 (NVI).

Debemos recordar que nuestro Padre Celestial es el Artista Principal de nuestra vida. Entregados a Él somos el lienzo. Sólo Él conoce la combinación correcta de luz y sombra con la cual puede transformar nuestra vida común y corriente en algo extraordinario, de increíble belleza y valor.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Rebecca Grice. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.