Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Menos es Más
.
Photo: Dreamstime
Recientemente, la Oficina del Censo de los Estados Unidos publicó ciertas estadísticas en relación a cuánto gana al año un norteamericano de la clase media. Dio como resultado una cifra aproximada a los $28.000 dólares; sin embargo muchos estadounidenses gastan y aspiran tener un estilo de vida evaluado en unos $100,000 dólares al año. Esto los lleva a irse de parranda, depender en gran medida de las tarjetas de crédito y a comprar casas más grandes de las que pueden pagar o necesitan. Se esfuerzan por lograr lujo en vez de funcionalidad, y esto sigue cambiando con el tiempo. Las cosas que solían ser un lujo se convierten en una necesidad, haciendo que sus objetivos sean cada vez mayores.1

El significado del trabajo, de un matrimonio feliz, de los hijos y de los amigos ha disminuido y ha sido sustituido por deseos y necesidades materiales. El querer tener un trabajo con un sueldo mayor al promedio, un buen guardaropa, otra casa, un bote, otro coche y productos de consumo ha aumentado considerablemente.

Consumo Estratégico

La alternativa a este consumo masivo –por el bien del mismo– sería el consumo estratégico, viviendo por nuestros propios medios. Llegamos a convertirnos en esclavos de nuestro consumo, trabajando más horas para gastar más dinero. Los recursos perdurables que incrementan nuestro bienestar como las relaciones saludables, la vida familiar, los amigos y la comunidad, sufren de nuestra negligencia mientras ponemos toda nuestra atención en mantener un bienestar fugaz. En vez de vivir una vida de contenido horizontal, siempre estamos moviéndonos verticalmente, hasta que un día, como insectos en la luz, estamos en quiebra, sin casa, sin crédito o algo peor.

En la Biblia, Jesús nos pide una y otra vez que seamos humildes, que estemos contentos con lo que tenemos, que no codiciemos lo que otros tienen. Lo hace no porque sea un gran cascarrabias que está observándonos desde arriba asegurándose que nuestras vidas sean miserables, sino para que podamos ser libres, sin ataduras a las cosas de este mundo que sólo actúan como un obstáculo para seguir adelante.

Jesús quiere que acumulemos nuestros tesoros en el cielo (Mateo 6:20) en lugar de verlos descompuestos y mohosos aquí en la tierra. Él prefiere que invirtamos nuestro tiempo en mejorar nuestras relaciones personales, con nuestros amigos y con la comunidad, en resolver asuntos sociales como la pobreza, la falta de vivienda, la educación y el medio ambiente; empleando nuestro tiempo en momentos de solaz, con la familia y destinados a asuntos prácticos, en todas aquellas cosas que se han desplazado porque hemos estado orientados hacia el consumo.

¡Asegurémonos que nuestros tesoros están siendo acumulados en el cielo!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Benjamin DuBose. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.

1World Changing de Alex Steffen.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.