Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
El Factor de la Amistad
.
Foto: Marja Flick-Buijs
“Siempre creí que el mayor privilegio, alivio y consuelo de la amistad, era no tener que explicar nada.” --Katherine Mansfield

¿Tiene amigos? En muchos momentos de mi vida he oído quejarse a las personas porque no tienen amigos, o porque la gente en la iglesia o de la comunidad no es lo suficientemente amistosa. Algunos quedan esperando que otros vengan a ellos. Debo confesar que yo también me he quejado de ello a veces.

Cuando me mudé desde una parte del país (¡donde todas las personas eran amistosas!) al lado opuesto (donde estaba casi seguro que la gente tenía problemas de actitud y no eran para nada amistosos), me quejé ante mi único amigo, diciéndole que ese lugar estaba repleto de personas hostiles. Estaba seguro que no era yo quien tenía problemas de hostilidad.

Un versículo de la Biblia apunta que “si espera tener amigos, tiene que ser usted quien se haga responsable de ir y demostrarle su amistad al otro” (parafraseado).

Mis Momentos Más Felices

Durante la cena del día de Acción de Gracias y mientras me encontraba sentado frente a una crujiente fogata, mi mejor amigo me pidió que recordara los momentos más felices de mi vida. Fue interesante comprobar que cada momento feliz que podía recordar, había sido en compañía de amigos cercanos y familiares. No tenía ningún recuerdo de felicidad plena sentado solo frente al televisor o a la computadora, o leyendo un libro. ¡Ah! ¡Los momentos más felices de mi vida han sido compartiendo el cariño de mis amigos!

La felicidad plena proviene del interior y de compartir esa alegría con quienes te rodean; sea dando, recibiendo o compartiendo nuestras vidas y momentos divertidos en compañía. No puedes hacerlo solo. Todos necesitamos las relaciones que implican el tener amigos.

Dios no nos creó para que estuviéramos solos. El no creó a Adán para que se pasara la vida poniéndole nombre y jugando con los animales (este artículo no pretende ofender a quienes dependen únicamente de una mascota para su vida social). Dios creó a las personas para que gozaran, se apoyaran y se alentaran los unos a los otros. Preocúpese hoy de ser una persona amistosa. ¡Vaya y sienta la dicha de compartir con los demás, su alma entera!“

Trate a sus amigos como trata sus cuadros y exhíbalos donde haya más luz.” - Jennie Jerome Churchill

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Denise Taylor, seudónimo. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.