Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Diga Sí
.
Fotografía: Dreamstime
Hay algo que Dios no puede hacer. Usted va a tener que hacerlo por sí mismo. Hay algo que usted no puede hacer por sí mismo. Dios tendrá que hacerlo.

¿Qué sería éso? La respuesta está en los siguientes versículos de la Biblia: “Así que, mis queridos hermanos, como han obedecido siempre –no sólo en mi presencia sino mucho más ahora en mi ausencia– lleven a cabo su salvación con temor y temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad” (Filipenses 2:12-13, NVI).

El versículo 12 dice que usted trabaje en su propia salvación. Pero el versículo 13 dice que es Dios quien obra en usted. ¿Se contradice la Biblia en este pasaje? En realidad no. No si usted entiende la diferencia entre su obrar y el obrar de Dios.

Vea usted, la traducción para la palabra obrar o hacer en los versículos 12 y 13 son palabras completamente diferentes en el griego original –idioma en el que la Biblia fue escrita. Esa diferencia no es evidente en nuestra traducción al idioma Inglés.

Elección Personal

Por ejemplo, en el versículo 12 la palabra griega para obrar es katergazo. Se refiere a la obra que Dios no puede hacer. Él no puede tomar decisiones personales por usted. Ese es su trabajo.

En el versículo 13, la palabra obrar es energion. Esta es nuestra palabra energía que ha sido derivada del griego. Esta palabra describe el trabajo u obra que usted no puede hacer. Sólo Dios puede hacerlo. Usted no puede salvarse a sí mismo. La Palabra de Dios lo dice claramente: “Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios” (Efesios 2:8, RVC).

No, usted no puede salvarse a sí mismo. Pero puede escoger hacerlo. Puede otorgarle su consentimiento a Dios para que él lo haga por usted. Y si usted hace su parte, si usted escoge hacer la voluntad de Dios y seguir sus planes en su vida, entonces Dios obrará a través de usted para lograr lo que jamás podría hacer por sí solo.

Pero aunque nosotros tomamos nuestras propias decisiones, al final del día todo el mérito es de Dios. El siguiente texto bíblico lo deja totalmente claro: “Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada” (Filipenses 2:13, NTV).

¿Por qué no decirle sí a Dios? Él jamás le dirá que no.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Bob DuBose. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de las versiones NUEVA VERSION INTERNACIONAL, REINA-VALERA CONTEMPORÁNEA y NUEVA TRADUCCIÓN VIVIENTE.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.