Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Comienzo de Clases
.
Fotografía: Studiomill
El aroma a otoño está en el aire y mientras veo a los buses escolares amarillos pasar raudos frente a la casa, mi corazón anhela volver a estar en un aula. Me encanta la escuela. Cada otoño mi madre nos llevaba a mis hermanos y a mí a comprarnos ropa. ¿Cómo hacía para tener el dinero suficiente con nuestro limitado presupuesto y conseguir pantalones de mezclilla, camisas y un nuevo par de zapatillas para cada uno de nosotros? Es algo que nunca sabré.

También me gustaba tener lápices nuevos, cuadernos y una caja de lápices de colores. ¡Todavía puedo sentir cómo olían!

¿Sabía que la Biblia nos invita a ir a clases? El aprendizaje no es un sujetapapeles temporal cuando somos jóvenes. Adquirir conocimiento es una actividad de toda la vida. 2 Pedro 3:18 dice lo siguiente: “Mas creced en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.” La invitación de Pedro no estaba dirigida a los niños, adolescentes o estudiantes universitarios. Todos somos animados a ensanchar la mente y comprender los nuevos conceptos acerca de Jesús.

Cuando pienso en “crecer en gracia”, pienso en la gracia como un ambiente de aprendizaje seguro. Además de mis grandes maestros, mis mejores experiencias educativas estuvieron marcadas por una cosa: los profesores creyeron en mí. A eso lo llamo “crecer en gracia”. Su apoyo, paciencia y visión de lo que podría llegar a ser fue lo que inspiró a sacar lo mejor de mí. Yo estaba motivado por la gracia.

Maestro de maestros

Así es como Dios quiere que aprendamos. El Señor nos ama y cree en nosotros. Jesús –el Maestro de maestros–, trabajó mucho tiempo con sus alumnos porque vio en ellos un potencial para transformar el mundo. Y así lo hicieron –por la gracia de Dios en sus vidas.

Un día, llegué a una de mis clases más difíciles de la Universidad y descrubrí (debido a que perdí un día de clases) que debía haber presentado un trabajo importante. Mi nota pendía de un hilo cuando el profesor me pidió la hoja de trabajo. Le dije que no la tenía. Él sonrió, puso su brazo sobre mi hombro, y me dijo: “Te daré la gracia del tiempo esta vez. Tienes 24 horas para completar este trabajo.” Su gracia sobrecargó mi motivación y el trabajo fue entregado al día siguiente.

Tito 3:14, dice: “Y aprendan asimismo los nuestros…” Cristo dice: “Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí…” Salomón escribió: “Oirá el sabio, y aumentará el saber; y el entendido adquirirá consejo…” (Proverbios 1:5). La Biblia está llena de llamados a seguir yendo a la escuela. ¿Desea, a veces, volver a clases? Usted puede. Tome una caja de lápices de colores, saque su Biblia y subraye todos los textos que pueda encontrar acerca de “aprender” y de “aprendizaje”. Recuerde que su Profesor le observará por sobre el hombro con una sonrisa llena de gracia mientras usted estudia.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Curtis Rittenour. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la version REINA-VALERA ANTIGUA.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.