Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Siéntase Parte
.
Fotografía: Dreamstime
Tal vez sea porque vivimos en un ventoso valle que cada verano descubro flores en lugares inusuales de mi jardín. Este año me sorprendieron un pensamiento amarillo y un boca de dragón rojo justo al centro de mis petunias rosadas. Ambas se habían plantado a sí mismas en el patio trasero el verano pasado.

Siento una debilidad por esas flores “voluntarias”. Y nunca las arranco. Pienso que si les costó tanto pasar el invierno y encontrar un nuevo lugar donde crecer, merecen vivir.  Estoy segura que un jardinero profesional me diría que las arranque porque no tienen cabida en ese sitio. Pero no puedo hacerlo.

Solitario Boca de Dragón Rojo

Ayer, cuando estaba regando mi enorme parterre repleto de petunias rosadas –y ese boca de dragón rojo solitario–, pensé en personas que conozco que no experimentan un sentido de pertenencia:

La pareja que dejó de asistir a la iglesia porque siente que no encaja socialmente.

La señora que se siente como un paria en el trabajo porque sus compañeras son delgadas, y ella lucha con su sobrepeso.

El joven que se siente inferior en la escuela porque no aprende tan rápido como sus compañeros de curso.

La adolescente a quien no invitan a las fiestas porque no está dentro del grupo “importante” de su escuela.

El hombre a quienes sus amigos no invitan a jugar en el Club de Golf debido al trabajo que tiene.

Y pensé: ¿por qué a veces permitimos que los demás nos hagan sentir de esa forma? ¿Quién dice que ellos pueden juzgar quién “es parte” de un grupo y quién no?

Afortunadamente, ante los ojos de Dios todos somos parte de un todo. Todos somos iguales. He aquí algunos extractos de Efesios 2:16-22 que lo demuestran: “Por medio de su muerte en la cruz, Cristo puso fin a la enemistad que había entre los dos grupos, y los unió, formando así un solo pueblo que viviera en paz con Dios. . . Por medio de lo que Jesucristo hizo, tanto los judíos como los no judíos tenemos un mismo Espíritu, y podemos acercarnos a Dios el Padre. Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios.”

Así que ya sea que usted se sienta como un pensamiento entre la hierba o una boca de dragón entre petunias, no permita que nadie lo haga sentir que no es parte de un todo. Alce su cabeza, mire a la gente a los ojos, hable, ría, y comparta su opinión.

Usted es único. Usted es especial. Usted es parte de un todo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Nancy Canwell. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión TRADUCCIÓN EN LENGUAJE ACTUAL © 2000.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.