Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Como Scratchy
.
Fotografía: Dreamstime
Scratchy definitivamente no es el tipo de gato o mascota que se queda ronroneando en el regazo. Trato de seducirlo. Le doy golosinas. Le hablo, pero todo ha sido en vano. Cada vez que me acerco para acariciarlo, él se aleja de mí.

Sin embargo, sé que quiere estar cerca mío. Cuando salgo a dar un paseo por nuestro bosque me sigue a corta distancia, y cuando me siento en el porche de la parte trasera de mi casa se acerca y se sienta fuera de mi alcance. Quiere ser parte de mi vida, pero a distancia. Tal vez cree que si lo convierto en mi mascota deberá renunciar a su independencia y cambiará su forma de ser.

Originalmente Scratchy era el gato de mi hijo. Cuando su familia se trasladó a la ciudad, se lo llevaron con ellos. Su intención era mantenerlo dentro de la casa, pero se escapó. Lo buscaron en vano y un día, seis meses después, se oyó un maullido en la puerta; era Scratchy. Estaba flaco y lucía horrible, pero supieron que era su gato por las marcas que tenía desde antes.

Así es como Scratchy llegó a vivir con mi marido y yo. Ya no habría más luces brillantes de la ciudad para Scratchy, sólo un campo tranquilo y apacible.

Desconfiado

No estoy segura de lo que sucedió en el pasado de Scratchy que lo hace ser tan desconfiado. Tal vez algo sucedió en aquellas frías y solitarias calles de la ciudad que le hizo perder la fe en todo, menos en sí mismo. ¡Cuán diferentes serían las cosas para Scratchy si tan sólo confiara en mí!  

A veces somos como Scratchy. Queremos ser cristianos, asociarnos a Jesús y a su iglesia, pero en nuestros propios términos. Quizá en las frías y oscuras calles de nuestra vida nosotros también hemos aprendido a no confiar en nadie sino en nosotros mismos. Pero aún así, sentimos necesidad de un Salvador. Vacilamos. Tenemos miedo de someternos a su contacto porque sabemos que Él nos va a cambiar. Jesús nos urge: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma”( Mateo 11: 28, 29).

No he renunciado a Scratchy, así como tampoco Dios renunciará a nosotros. No lo siga a corta distancia. ¡Permita que hoy Él toque su vida!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Rebecca Grice. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.