Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Afinados
.
Fotografía:  Dreamstime
Me gusta la música bella que llega al corazón. Me parece raramente hermoso y emocionante ese momento previo a un concierto, cuando la orquesta se convierte en una nota, unánime y armónica. Todos los instrumentos están en sintonía con el director, listos para compartir la belleza de la música con el público que espera.

Bastó que leyera un pequeño papel hace unos meses para tener una nueva perspectiva sobre afinarse y sobre el reto de una mayor felicidad en mi vida. Cuando se trata de afinar mi corazón cada mañana, debo hacerme sólo una simple pregunta: ¿Qué pasaría si los músicos esperaran hasta después del concierto para afinar sus instrumentos?

Suena tonto llegar a pensar siquiera en no asegurarse de que los instrumentos de una orquesta estén afinados antes de empezar a tocar. A un buen violinista jamás se le ocurriría esperar que el concierto haya terminado para afinar su violín. Es extraño, entonces, que nosotros comúnmente dejemos para el final de nuestro “concierto” de la vida cotidiana el estar afinados con Dios, el maestro de la música.

Cada día está lleno de cosas inesperadas y no podemos saber lo que ocurrirá con nuestro día cuando tocamos el suelo con nuestros pies cada mañana, y todo lo que tendremos que poner bajo el control de Dios.

Demasiado Ocupados

Todos vivimos vidas increíblemente ocupadas y, a veces, es difícil detenerse por un momento para respirar, y mucho menos tomar el tiempo para “erguirse y estar quietos” junto al Señor. Pero la verdad es que necesitamos de ese momento para afinarnos más de lo que necesitaríamos para completar nuestras tareas pendientes.

Me da verguenza decir que he abandonado mis momentos de quietud que son absolutamente vitales para un “afinamiento” con Dios. He sido culpable de irme a la cama demasiado tarde, creando mañanas apuradas y caóticas. Tal vez cumplí mis tareas y metas, pero me perdí esos días llenos de armonía y de paz que provienen de tomar tiempo para orar. ¡Se demostraba en la manera en que vivía mi vida!

Comenzar el día con un afinamiento, con momentos de lectura de mi Biblia y de orción parecen haber cambiado mi perspectiva. Estoy más abierta a encontrar alegría, no importa cuáles sean las circunstancias que mi día pueda traer. Me ayuda experimentar lapsos de espera o desilusiones en respuesta a las oraciones, en lugar de fracasos y contratiempos. El ruido de la vida se acalla cuando permito que Dios afine mi corazón para de esa forma captar todo el panorama.

No hay duda al respecto; mi canción diaria es siempre mucho más dulce cuando tomo el tiempo por la mañana para estar en sintonía con Dios. Vale la pena cualquier sacrificio que se necesite hacer para lograrlo.

"Hazme oír cada mañana acerca de tu amor inagotable, porque en ti confío. Muéstrame por dónde debo andar, porque a ti me entrego" (Salmos 143:8).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Chantel Brankshire. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de usoLos textos bíblicos han sido extraídos de la version NUEVA TRADUCCION VIVIENTE © 2010.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.