Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Si Me Conocieras Realmente
.
Fotografía: Dreamstime
“Oh Señor, has examinado mi corazón y sabes todo acerca de mí (Salmos 139:1).

Hace unas semanas un nuevo programa de televisión llamado Si Me Conocieras Realmente debutó en uno de los canales más populares del país. Recuerdo haber oído ese concepto a través de un programa de entrevistas años atrás, pero verlo ahora considerablemente mejor desarrollado ha sido una experiencia interesante. El argumento –un grupo de adolescentes se sienta en círculo para revelar quiénes son ellos realmente– en comparación con lo que sus pares imaginan. La conclusión –el alivio de “salir bien parados” contando con el cariño y el apoyo de sus amigos en vez de que los juzguen y condenen– cambia sus vidas para siempre.

Dios nos Conoce

Mientras veía el programa no podía dejar de pensar en la forma en que Dios nos conoce –Él nos conoce de verdad– y aún sigue brindándonos Su misericordia día a día. No podemos fingir ante Dios. Es imposible. Él nos conoce mejor que nosotros mismos. Su amor por nosotros excede a cualquier amor humano que jamás hayamos experimentado –eso nos libera de la enorme carga que hemos llevado a nuestras espaldas la mayor parte de nuestas vidas. Siguiendo el formato Si Me Conocieras Realmente la misericordia y el amor bondadoso de Dios hacia nosotros debiera cambiar nuestras vidas al instante. Y de verdad, sucede –si usted escoge creer y aceptarlo. Pero muchos de nosotros permanecemos escépticos, dudando que Dios nos conozca y nos ame, a pesar de que la Biblia lo dice claramente.

Salmos 139:13 dice que Dios nos entretejió en el vientre de nuestra madre. Mateo 10:30 declara que en cuanto a nosotros, cada cabello de nuestra cabeza está contado. Él sabe lo que vamos a decir ¡incluso antes de que lo digamos! (Salmos 139:4).  Dios conoce cada cosa vergonzosa acerca de nosotros, y aún nos sigue amando y llamándonos suyos. Somos acogidos por su gracia, su misericordia y su apoyo en cada momento del día, si solamente nos volvemos a Él.

Uno de los ejercicios que se les anima a realizar a los participantes de ese programa de televisión, es demostrar un “te quiero” –a través del lenguaje de señas norteamericano– cada vez que deseaban mostrar su apoyo a los demás concursantes. Imagine a Jesús, nuestro Salvador, frente a usted haciendo la señal “te quiero” con sus manos con las cicatrices que le dejaron los clavos. Esa señal de apoyo es para usted. Dios lo conoce realmente y realmente lo ama.

Imagine la vida llena de posibilidades de cambio cuando el Creador del universo le diga: “Te conozco y te amo realmente por lo que eres. No hay nada que puedas hacer o decir que me haga quererte más… o quererte menos. ¿Me dejarías amarte?”

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Maxine Young. Derechos © 2011 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión Nueva Traducción Viviente © 2010.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.