Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Sin Escuchar
.
Fotografía: Dreamstime
Momento honesto: últimamente me he sentido un poco desganada espiritualmente. Un perturbador sentimiento de vacío me sobreviene cada vez que salgo de la iglesia, estudio la Biblia o asisto a los cultos requeridos por el colegio. Salgo pensando: “No aprendí absolutamente nada de ese mensaje.”

Pienso que puedo asumir sin problemas que no soy LA ÚNICA cristiana que atraviesa por sentimientos de vacío, de una espiritualidad reseca. Cuando esto ocurre, cuando nos sentimos que hemos escuchado un sermon o participado de un culto sin aprender nada, tendemos a pensar rápidamente que esa persona “no desarrolló bien su mensaje,” o “no tiene suficiente relevancia,” o “el orador no era interesante”.

Pero hace un par de semanas atrás mientras estaba sentada en un banco de la iglesia después de otro culto insatisfecho, lo entendí al poner mi Blackberry en el bolsillo. ¿Cómo puedo esperar aprender algo a través del mensaje, si no estoy escuchando? ¿Si estoy atenta sólo un cincuenta por ciento, mientras la otra mitad está en mis asignaciones escolares o en Facebook?

¿Cómo puedo esperar que Dios me hable si no escucho?

Un Vistazo Profundo


Es muy tentador culpar a la atmósfera, al orador o a los mensajes en sí mismos. Pero un vistazo profundo nos puede decir que tal vez nosotros no estemos escuchando.

Parece que tomamos por sentado el mensaje. No nos damos cuenta que somos privilegiados, que es una bendición tener a alguien que abra la Palabra de Dios delante de nosotros y nos enseñe acerca de ella. La verdad es que sin un corazón dispuesto, sin la ayuda del Espíritu Santo, seguiremos saliendo de la iglesia y de los cultos sin entender –sin comprender realmente– aquello que se nos dijo.

1 Corintios 2:14 dice: “El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente.”

El Espíritu no puede alcanzarme si estoy con mi celular o mi ordenador portátil en la falda mientras leo los mensajes de mi Twitter. El Espíritu no me ayudará a discernir si mi mente está en otro lado. Seguiré sintiéndome vacía hasta que consiga que mi mente deje de pensar en las asignaciones escolares y en el hecho que algo grandioso ha sido leído y explicado frente a mí, y yo lo doy por hecho.

¿Cómo espero entender si mi mente no está enfocada en ello?

¿Cómo puedo esperar ser bendecida si estoy contando los minutos para que el mensaje termine?

¿Cómo puedo esperar que Dios me hable, si no estoy escuchando?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Raquel Levy. Derechos © 2011 de
GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® .


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.