Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Pozo de Paciencia
.
Fotografía: Dreamstime
Durante este semestre escolar he tenido la oportunidad de trabajar en mi antigua escuela primaria. Ha sido una gran experiencia con toda una diversidad de estudiantes y el hecho de que ayudo a alumnos de tercer y cuarto grado.  He visto los cambios que estos niños han tenido en sólo un año; la diferencia entre mis dos clases es increíble. El nivel de indisciplina y desorden es mucho menos en la sala de cuarto grado, mientras que el tercero parece ser un zoológico.

Hay una niñita de tercer grado a quien nunca se le agota la energía. Puede ser agobiador tratar de llevar su ritmo.

Hace unos días, llegué a mi aula bien temprano. Pude darme cuenta que esa niñita ya tenía loca a la maestra. Respiré profundamente e hice una oración para que Dios me ayudara mientras entraba al salón. Con el pasar de los minutos mi paciencia comenzó a agotarse y rápidamente sentía que iba a estallar. Trataba de calmarme, pero parecía como si esa pequeña tratara deliberadamente de probar mi límite.

Palabras Duras

Finalmente, casi al borde de mis fuerzas, con la niñita a dos pulgadas de mi cara, su mano apretando dolorosamente mi brazo, culpándome por las respuestas equivocadas del resto de la clase, creí que estaba a punto de dejar salir de mi boca palabras duras. Instantáneamente, sentí que Dios estaba a mi lado y me decía: “Jennie, ella es sólo una niña. Ha tenido una vida difícil y en este momento necesita la comprensión y el cuidado de un adulto paciente. Ten paciencia… ten paciencia.”

La vida tiene su forma –al parecer–, de ponernos en situaciones donde las personas tratan deliberadamente de probarnos para ver cuán lejos llegará nuestra paciencia. Esas personas generalmente son las que más necesitan de ella. En 1 Tesalonicenses 5:14, Jesús dijo: “Hermanos, también les rogamos que amonesten a los holgazanes, estimulen a los desanimados, ayuden a los débiles y sean pacientes con todos.”

Ser pacientes cuando las personas nos tratan equivocadamente es algo que solamente podemos hacer con la ayuda de nuestro Señor. Él es Todopoderoso y desea que ayudemos a los que necesitan de nuestra paciencia. Cuando sienta que ya no le queda más, recuerde este texto bíblico, fije sus ojos en Él y Dios le ayudará a adquirir mucho más de ella.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Jenny Camps. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.