Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Un Camino Nuevo
.
 
 Fotografia: Studiomill
Era un hermoso día y decidí pasarlo con Dios a solas y en la montaña. Llevé mi Biblia, algo para comer, un cuaderno y me dispuse a comenzar el trayecto. Fue a comienzos de junio y los pajaritos cantaban a mi alrededor. Necesitaba un momento tranquilo para meditar y para orar. Debía tomar decisiones difíciles y un tiempo a solas en la naturaleza proveerían la calma y el anhelo de escuchar la voz de Dios más claramente.

Minutos después de haber comenzado a caminar me enfrenté con un problema. El barro. Mucho barro cubría la senda. Escogí caminar por las orillas, pero no hubo diferencia. Luego descubrí las ramas. Muchas ramas bloqueaban el camino. De hecho, había varios árboles a través del trayecto. Sentí inquietud que el personal del Servicio Forestal no se hubiera percatado de ello. Me zafé de unas ramas que se habían atastado a mi ropa y a mi bolsón. Entonces, me detuve. Delante de mí pude ver que el camino estaba cubierto de más barro y ramas. Todo era un montón de hierba crecida y descuidada. ¿Qué podía hacer?

En ese momento Dios le preguntó a mi corazón: “Pregúntame a Mí.”

“Sí, Señor,” hice una pausa, “he venido hasta acá para encontrarme Contigo. ¿Qué debo hacer?”

Mirar hacia Arriba

En ese momento sentí la clara impresión de mirar hacia arriba. Mientras mis ojos abarcaban la montaña, vi otro sendero a unos 50 pies sobre donde estaba. “¿Me estás pidiendo que cambie de ruta, Señor?” Me pregunté. Luego de librarme de las ramas, subí por el otro camino. Era una senda clara, despejada, que me llevaría hacia arriba por un nuevo camino. “Intuyo que debo cambiar mis planes y subir por esta ruta” pensé mientras comencé a caminar cuesta arriba.

Luego de hacer una excursión de una hora, me encontré con un pequeño claro. Me senté en un tronco y disfruté del tibio sol que se filtraba por los altos abetos. “Señor,” oré, “habla a mi corazón, por favor.” Mientras esperaba recordé mi primer trayecto. Y pensé en un texto bíblico: “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte” (Proverbios 16:25 NVI).

“Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas” (Proverbios 3:5, 6 RV).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Curtis Rittenour. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999 y de la versión REINA-VALERA © 1995. 


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.