Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
En Acorde
.
Fotografía: Dreamstime
Fue un chiste malo. El orador había comparado estar en acorde o en conformidad con los demás, a estar juntos en un carro: en un Honda Accord. Y eso me hizo pensar en mi amiga Lily.

Lily y yo hemos atravesado por nuestros mejores y peores momentos juntas y, recientemente, empezamos a apoyarnos mutuamente en nuestra vida espiritual. Lily me comprende, conoce mi forma de pensar, las metáforas fuera de lo común que utilizo para darle sentido a lo que le digo.

Cuando tiene que ver con nuestra vida espiritual, Lily y yo podemos hablar durante horas y ella es la primera persona a la que acudo cuando he pensado en algo, tengo una pregunta o, incluso, un problema. En muchas formas ella es mi compañera de viaje en mi ruta espiritual. Definitivamente, vamos juntas en el carro. Tenemos conversaciones de corazón a corazón que me dejan satisfecha espiritualmente. Veo a Dios obrando en ella y a través de ella casi a diario. A menudo nos entusiasmamos descubriendo similitudes en nuestras vidas y en nuestras luchas y nos decimos: “¡Sí! ¡Sí, compañera, te entiendo perfectamente!”

Dios me ha bendecido enormemente poniendo a Lily en mi vida y nos provee el sustento necesario para “vincularnos”.  Ella me anima y me hace sentir más fuerte cuando no lo estoy. La Biblia dice que debemos apoyarnos mutuamente como creyentes y hermanos en Cristo. Gracias a Lily puedo comprender perfectamente el por qué.

Si usted tiene a alguien como Lily en su vida, aprécielo y saque ventaja de esa gran relación.  Si no es así, le aconsejo firmemente que observe detenidamente entre sus amistades y encuentre a esa persona con la que usted se sentirá lo suficientemente segura como para viajar con ella.

Compañeros de Viaje

Sea que tenga o no un “compañero de viaje” existen decenas de formas para fortalecer las relaciones espirituales con aquellos cercanos a usted.

Únase/comience un grupo de estudio bíblico: los grupos son una excelente forma de hacerlo salir de su zona de comodidad y brindarle nuevas perspectivas para cada situación. O, si los grupos no son de su gusto, una pequeña reunión de dos o tres puede transformarse en una excelente forma para compartir cosas, pero no sienta temor de compartir lo que piensa, aunque ese pensamiento, problema o idea le parezca tonto.

Mantenga una caja de oraciones. Escoja una caja de zapatos vieja (o la caja que usted desee) y ponga en ella pedacitos de papel donde habrá escrito peticiones de oración. Estas pueden compartirse o mantenerse privadamente. Además, preocúpese de orar por su compañero/a durante el día. (A Lily le gusta usar alarmas que le recuerden de sus oraciones y dondequiera que esté cuando esta suena, se detiene y toma un momento para orar.)

Más importante que todo, mantenga abierta la comunicación: Las relaciones humanas son tema importante, asuntos frágiles que pueden terminar, desaparecer o terminar sin aviso. Para que usted y su compañero de viaje se mantengan fuertes, las líneas de comunicación deben estar abiertas entre ustedes y con el Creador de todo. Él es la base de todas las relaciones.

Que Dios lo bendiga en sus viajes y siempre pueda tener un compañero de ruta: ellos logran que el viaje sea más significativo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Raquel Levy. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.