Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Mas Yo me Alegraré
.
Fotografía: Jun He
En los tres cortos capítulos del increíble libro de Habacuc, encontramos un diálogo fascinante entre el profeta y Dios. Habacuc explica a Dios que las cosas no están yendo bien en su vida. Nada es como se supone que sea. Habacuc se queja de injusticias, violencia, destrucción y disensión.

Pero la respuesta de Dios en el capítulo 1 y el versículo 5 es emocionante: “Fíjense en las naciones. Miren lo que sucede entre ellas. Lo que pronto van a ver los dejará con la boca abierta” (TLA). Sin embargo, Habacuc no piensa que el plan de Dios es tan bueno. Pareciera que Dios permitiría que fueran aniquilados completamente por sus enemigos.

Afortunadamente, el profeta decide subir al atalaya y esperar que Dios explique su respuesta. Y Dios lo hace. Además, le recuerda a Habacuc que “…aún no ha llegado la hora de que todo esto se cumpla, pero puedo asegurarte que se cumplirá sin falta” (Habacuc 2:3 TLA).

Habacuc debe haber sido animado por la segunda respuesta de Dios porque en la oración final él canta que aunque su sustento le sea quitado y sus posesiones, perdido, incluso si las alacenas estén desiertas “…siempre te alabaré con alegría porque tú eres mi Salvador” (TLA).

Cinco Razones para Alegrarse

Al leer la Escritura podemos descubrir que todo lo malo o cualquier problema que tengamos, tenemos por lo menos cinco razones bíblicas para alegrarnos como cristianos:

1. Tenemos salvación (Isaías 61:10).

2. Los problemas producen un carácter fuerte (Romanos 5: 1-5).

3. Los problemas nos dan la oportunidad de testificar ante los demás
(2 Corintios 1:3-4).

4. El soportar momentos difíciles nos hace enfocar nuestra atención en las cosas celestiales (Mateo 5:11-12).

5. Jesús, nuestro ejemplo, se alegró en el sufrimiento (Lucas 22:19-20).

I Pedro 4:12-13 (NVI) dice: “Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo.” 



Para aquellos de nosotros que estamos en medio de tribulaciones, esperando que la gloria de Dios sea revelada debe ser muy difícil. Puede ayudarnos recordar que los problemas son asuntos temporales. Finalmente, Dios hará todo bien. Mientras tanto, podemos seguir el ejemplo de Habacuc y subir a nuestras torres para observar fijamente las respuestas de Dios. Y mientras esperamos, podemos escoger alegrarnos a través de Jesucristo.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Brenda Dickerson. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos hans ido extraídos de las versiones TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002 y NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.