Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Celebrando el Sábado
.
Fotografía: Dreamstime
Al leer la Biblia desde Génesis a Apocalipsis, descubrí que el día sábado del Señor ha existido siempre y que se celebrará para siempre. El sábado fue creado como un regalo para el hombre. Fue observado a través del Antiguo y del Nuevo Testamento y es mencionado como un día que será celebrado incluso en la Tierra Nueva. ¿Por qué? Porque celebrar el sábado honra a Dios como Creador y Redentor, y se ha valorado a través de los tiempos.

Es, además, un gozo celebrar el sábado a través de las distintas etapas de nuestra vida terrenal. Pienso en las tradiciones familiares de mi propia niñez que hicieron del sábado algo tan especial. Había una “Caja del Sábado” que mi madre utilizaba solamente ese día y que contenía una variedad de artículos para manualidades, libros y canciones en cassette. Y tengo que reírme cuando pienso en las comidas congeladas que a veces saboreábamos durante el sábado. Mi madre es una excelente cocinera, pero por alguna razón pensábamos que esas comidas eran todo un lujo. Entonces, ellas entraban a escena cuando llegábamos de la iglesia y olíamos el aroma de esos platillos listos para comer.

Cuando crecí, disfrutaba de los juegos bíblicos que mi familia realizaba en compañía durante el sábado. La música también era una parte especial durante ese día.

Diversión Familiar

Cuando Mark y yo nos casamos y tuvimos nuestros hijos, les transmitimos ese amor por el día sábado y le agregamos nuestra propia diversión familiar. Por ejemplo, nuestros hijos tenían sacos de dormir con las figuras de Minnie y Mickey Mouse. Siendo que no acampaban mucho a esa edad, los traían a nuestra habitación y cada viernes de noche los ponían al lado de nuestra cama.

Ahora que los hijos han crecido estamos en otra etapa de la vida con nuevas tradiciones. Pero algo que el tiempo no ha cambiado es nuestro cariño y celebración por el día sábado. No hay niños acampando en nuestro cuarto, pero esa misma presencia especial de Dios que viene con la llegada de este momento semanal, nunca nos abandona. Ahora disfruto al sentarme en un sillón cómodo leyendo la Biblia, una revista o un libro inspirador. O quizá dando un tranquilo paseo en la parte trasera de la motocicleta de Mark, disfrutando del panorama escénico. Una caminata tranquila nos ayuda a olvidar por algunas horas las preocupaciones de la semana y de aquellas que, sin duda, nos aguardarán la siguiente semana.

Imagino que cuando seamos mayores descubriremos nuevas formas de disfrutar aún más las bendiciones del sábado. Quizá acunaremos a nuestros nietos en el regazo mientras les leamos historias de Jesús y les enseñemos coritos de alabanza a Dios, su Creador. Tal vez los años harán que nos durmamos de vez en cuando durante los cultos de la iglesia. Ya sea lo que venga con el tiempo, sin embargo, traerá consigo el amor continuo por esta celebración semanal que fue transmitido primero por Dios, luego por nuestros padres y, después, heredado por nuestros hijos.

Así como dice el himno, “bienvenido, bienvenido, siempre bienvenido, santo día sábado”, así sonará en nuestros corazones con alegría por el momento especial de confraternidad con nuestro Creador y cada uno de nosotros.

“El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado” (Marcos 2:27).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.