Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
La Proposición Perfecta
.
Fotografía: Dreamstime
Ocho años atrás, durante San Patricio, Brent me pidió que fuera su esposa. Cada año, al acercarse ese día feriado, me recuerdo a mí misma lo importante que es escuchar y honrar a mi esposo.

Cada chica espera que la proposición matrimonial sea como la de un cuento de hadas. Anhela que la sorprenda y acelere su respiración. Que aquella frase la deje flotando en el aire y no pueda sino responder con todo el corazón, ¡sí, quiero!

Esa no fue la proposición que yo tuve. Pero parte de ello fue mi culpa.

Para la Navidad de ese año, Brent me había regalado un certificado para tomar lecciones de golf. Ahora bien, sé que hay muchas mujeres que adoran ese deporte. Pero yo era una de aquellas que se mofaban del golf –de aquel que pasaba horas caminando por senderos cubiertos de pasto con palos delgados tratando de golpear una bola pequeña para introducirla en un hueco ínfimo. Me reía de los instrumentos, de las marcas y de los guantes de golf. Tonterías. Todo ello. Así parecía ser para mí.

Así que cuando recibí su regalo, me sentí un tanto defraudada. ¿Golf? Qué regalo tan simple. Claramente, él no estaba pensando en mí y en las cosas que me gustan cuando me lo entregó. No había puesto atención a ninguna de las insinuaciones que le había hecho acerca de las botas que quería. ¡Hombres!

Poco después de Navidad, su barco fue enviado a una misión de instrucción durante seis semanas. Mencionó que tal vez sería el mejor momento para que yo tomara las lecciones, ya que tendría más tiempo libre estando sin él. Pero no puse atención. No estaba siendo pesada, pero no sentía ningún interés por el golf y me parecía ridículo que él tratara que yo tomara esas clases.

Cuando volvió de su viaje, me preguntó si lo había hecho y me sentí un tanto culpable al decirle que no; pero agregué que lo haría pronto.

Bañada en Lágrimas

Las semanas pasaron y la proposición matrimonial que esperaba no llegó. Incluso habíamos discutido cuándo y dónde podría ser nuestra boda, pero no me había preguntado si quería casarme con él. Un día, le dije entredientes, bañada en lágrimas y gimiendo: “¿Por qué no me has pedido que me case contigo?”

Y él dijo: “Porque no has tomado las clases de golf.”

Su lado de la historia es así: él quería planear la propuesta perfecta. Algo que me sorprendiera y me dejara flotando en el aire. Decidió que sería divertido usar un anillo de compromiso como marcador de pelota y escoger el verde más hermoso de la cancha de golf para arrodillarse y pedirme que fuera su esposa.

Pero yo no había tomado las clases.

Afortunadamente para mí, una semana después me lo propuso en la sala de su casa. Y aunque no fue una proposición perfecta y como de película, le contesté que sí, alegremente. Y prometí no menospreciar ninguna petición que él me hiciera.

Mi esposo es un hombre de voz suave. A través de los últimos ocho años, he aprendido que realmente debo escucharlo. Él no dice las cosas sin la seriedad debida y sin pensar (como lo hago yo a veces). He aprendido que cuando me pide algo, aunque parezca ridículo, es muy probable que exista una buena razón detrás de ello.

En este caso, él quería proponerme matrimonio en una cancha de golf, pero también pensó que ese deporte podía transformarse en una maravillosa actividad para nosotros como pareja mientras comenzábamos nuestra vida juntos. Ahora sé, con tres niños pegados a mi falda y sin apenas la oportunidad de pasar unos cuantos minutos juntos al día, que él tenía razón. Qué hermoso sería pasar unas horas caminando tranquilamente sobre los verdes senderos de la cancha de golf con uno de esos delgados palos y mi amado esposo al lado.

¿Es muy tarde para tomar esas lecciones?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Joelle Yamada. Derechos © 2010 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.