Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Diferente
.
Foto: Miroslav Hlavko
Después de cinco años de amistad, me he dado cuenta que mi cerebro no funciona de la misma forma que el de mis amigas. No sé por qué, pero nuestra forma de pensar es muy distinta. Siento que cuando ellas ven a + b = c, yo veo a una mascota que camina sobre la imagen y estoy segura que es relevante, de alguna manera.

Desafortunadamente, nuestras diferencias nos llevan a discusiones, la mayoría del tiempo sobre malentendidos. No pensamos igual, así que lo que tiene sentido para mí es como un montón de palabras enigmáticas para ellas, y lo que es obvio para ellas, pasa desapercibido para mí.

Después de salir de la escuela secundaria, la mayoría de nosotras estamos estudiando en el mismo tipo de universidad, pero en diferentes estados. Siendo de Miami, Collegedale, Tennesse, ha sido como establecerse en un lugar completamente distinto, y ha sido todo un desafío. Las personas parecen ser de otra clase, y nos sentimos como extranjeros en un planeta extraño. Nos tenemos las unas a las otras en este así llamado planeta, de manera que pasamos mucho tiempo juntas. Nuestra antigüa amistad parece completamente nueva, y me encanta, excepto que no hacemos nada por conocer a las demás personas que nos rodean. Nos encerramos en nuestra pequeña y cómoda burbuja, y todo aquel que desee entrar a ella, debe ser como nosotras.

Aceptación

Eso también trajo algunos argumentos a nuestra amistad. Y luego de muchas peleas, discusiones y “lo siento”, me di cuenta que todos los problemas entre nosotras y con los más cercanos, tienen la misma respuesta: aceptación. Me di cuenta que soy muy distinta a mis amigas, aunque no lo parezca a primera vista y, además, que somos muy diferentes a los “extranjeros”. Comprendí que no todos los “extranjeros” son iguales. Son distintos, de la misma forma que lo soy yo.

Las relaciones tienen que ver con salir de la zona de comodidad y aceptar que otras personas son diferentes a usted. En vez de tratar de lograr que mis amigas sean como yo, que entiendan mi forma de pensar, que puedan ver mi mascota. Y yo, debo aceptar que piensan distinto y tratar de expresar mis pensamientos, de manera que tenga sentido para ellas. En vez de buscar personas que sean como nosotros, debiéramos disfrutar de las diferencias de los demás y aprender algo nuevo de ellos.

La gente distinta a nosotros nos hacen bien; necesitamos que alguien nos sacuda, de aquel que nos hará salir de nuestra zona de comodidad. Ser distintos no significa algo malo, significa que se requiere de aceptación. Cuando va más allá del hecho que nadie sino usted verá su mascota, llegará a entender que –desde otro ángulo– su mascota no se asemeja a la que era antes.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Raquel Levy. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.